Blizzard habla sobre la dificultad de conseguir abalorios

Los abalorios. Siempre son una parte del equipo que, la verdad, es muy difícil de escoger bien. ¿Lo peor? Es aun más difícil que te salga un buen abalorio por regla general. En mis tiempos de Mago (al inicio de Wrath of the Lich King) no recuerdo cuantas veces llegué a hacer Sartharion cruzando los dedos para que me tocara la Ilustración del Alma de Dragón… creo que fue uno de los motivos por los que me di al chamanismo, pero eso eso son palabras para otro artículo.

El caso es, que a Blizzard le gusta. Le gusta que haya algo exclusivo. Antes eran los Tiers y ahora son los abalorios. ¿Qué será lo próximo?

Sobre el diseño de las alhajas

Nuestra filosofía de objetos de banda ha evolucionado mucho desde WoW clásico. Los conjuntos de banda fueron una vez vistos como un distintivo de honor. Alguien paseando (o ausente al lado del buzón) con el conjunto completo probablemente tenía también un objeto legendario. Hoy en día, virtualmente garantizamos que cualquier jugador con interés en bandas sea capaz de completar al menos el nivel más bajo de su conjunto con un nivel mínimo de perseverancia. Esto sirve como un potente mecanismo de recompensa y encaja en nuestra filosofía de hacer que más jugadores vean el contenido.

Este diseño también tiene sus riesgos, uno de los más importantes es que la progresión de objetos se vuelva muy predecible y determinada. Imaginad (sólo un ejemplo) un modelo en el que todos los jefes dan emblemas y cada objeto que queréis es para vender. Puede sonar interesante para unas semanas, hasta que lleguéis al punto en el que sin ningún tipo de elemento aleatorio para progresar, podéis calcular el día/la semana en que terminaréis de equipar a vuestros personajes. La emoción de ver que ha tirado el jefe desaparecería y creemos que terminaría haciendo que el objetivo de completar contenido nuevo fuese poco interesante.

Las alhajas son el único objeto (las armas quizá en menor grado) que podemos utilizar para intentar capturar esa antigua sensación de los días del clásico Núcleo de Magma. Sí, el botín completamente aleatorio con tablas enormes de botín puede ser frustrante pero estamos muy lejos de ser completamente aleatorios hoy en día. Las alhajas, sin embargo, en cierto modo siguen siendo aleatorias, pueden ser difíciles de obtener, y normalmente hay mucha competición.

Las alhajas también son difíciles de diseñar porque no queremos que sean un montón de atributos como los demás objetos. Generalmente, queremos que sean únicos teniendo un proc aleatorio o una habilidad de uso o algo parecido. Este tipo de cosas siempre son más complicadas de equilibrar, pero también es lo que las hace interesantes. No queremos necesariamente que cada alhaja sea una mejora garantizada simplemente porque el nivel de objeto sea mejor. Saber qué funciona o qué no funciona para vuestro personaje en particular y vuestro modo de juego es una de las maneras que los jugadores tienen para demostrar su maestría en el juego.

Hay algunos aspectos de las alhajas que creemos podemos hacer mejor. Por ejemplo, es molesto que haya un objeto mejor en un tier de contenido inferior en el que probablemente sintáis que tenéis que discutir con vuestras hermandades para volver y matar a jefes fáciles o hacer la versión de 10 jugadores cuando todo el mundo quiere hacer la de 25. Muchas de las alhajas representan, probablemente un salto de dps demasiado grande (o equivalente) dada la dificultad para conseguirlos. También es fácil para nosotros caer en la ruta de ofrecer básicamente lo mismo cada vez (a menudo porque sabemos que a la gente le gusta) en lugar de experimentar con cosas diferentes. Nos gusta probar cosas nuevas para mantener el equipo interesante para los jugadores ya que sabemos que algunos han estado evaluando alhajas durante cinco años.

Probablemente también necesitamos hacer que caigan más. No quiere decir que debiera ser trivial conseguir uno, pero, digamos que si un taumaturgo sólo tiene 2 buenas opciones en Ulduar, y una requiere un modo difícil, entonces habrá muchísima competencia cuando caigan. Sabemos que es duro que caiga la alhaja que tanto queréis y tengáis que competir contra otras 10 personas por ella. Tener más alhajas significaría más variedad, lo que quiere decir que los jugadores podrían querer alhajas diferentes y, en definitiva, ser un poco más diferentes de sus amigos, compañeros de hermandad.

¿Qué abalorio es el que siempre se os escapa?

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *