Historias con historia: La maldición de la sangre corrupta

Hace un par de semanas, en esta sección, repasamos la historia de Leeroy Jenkins.

Hoy quiero hablaros de una maldición epidémica que asoló las tierras del continente de Azeroth en los inicios del juego.
La Sangre Corrupta fue la primera de las enfermedades graves que asoló las ciudades de World of Warcraft. Hasta hace poco, con el evento de la plaga, no hemos podido ver nada igual.
La epidemia comenzó el día 15 de Septiembre allá por 2005 en el servidor americano Silvermoon. Dos días antes, el 13, se habían abierto las puertas de Zul’Gurub como parte del contenido incluído en el Parche 1.7.
Zul’Gurub es una mazmorra de banda para 20 personas situada al Norte de la Vega de Tuercespina. Su jefe final, Hakkar es uno de los dioses del panteón troll.

Hakkar Sangre corrupta

Durante el combate contra Hakkar, éste lanzaba (y lanza) a los jugadores un efecto llamado Sangre Corrupta, que causaba entre 875 y 1,125 puntos de daño cada 2 segundos al jugador afectado. Este efecto, tenía la posibilidad de ser contraido automáticamente por otro jugador o PNJ que estuviera cerca del afectado. Esto hacía que el combate contra este jefe fuera realmente dinámico y divertido ya que el afectado debía alejarse de los jugadores a toda velocidad en cuanto contraía la enfermedad.
Debido a la corta duración de su efecto, la posibilidad de que los jugadores tuvieran la posibilidad de sacar este efecto fuera de la mazmorra era mínima debido al tiempo necesario para finalizar el combate, repartir el botín, etc.
Sin embargo, no se sabe bien si por descuido o por malicia, un Cazador guardó su mascota justo al finalizar el combate. Posteriormente, la mascota salió en una gran ciudad (Forjaz u Orgrimmar) y la enfermadad comenzó a saltar de jugador en jugador, extendiendo su efecto velozmente a toda la población. Hay que tener en cuenta que en aquellos tiempos, las únicas ciudades que disponían de Casa de Subastas eran Forjaz y Orgrimmar, con lo que la mayoría de los jugadores tenían la piedra del hogar en estas ciudades ya que eran consideradas las capitales de la Alianza y de la Horda.
El pequeño daño que causaba la enfermedad, hacía que un personaje de nivel 60 pudiera sobrevivir fácilmente a ella pero los personajes de menor nivel sufrían una inevitable muerte en pocos segundos.
Los resultados fueron nefastos. Durante días los suelos de las ciudades principales de la Alianza y de la Horda quedaron cubiertos por alfombras de cadáveres obligando a los jugadores a abandonar los núcleos urbanos.
Tras el incidente inicial, los jugadores empezaron a quejarse en los foros, y la maldición empezó a propagarse a propósito por otros jugadores en los servidores Americanos y Europeos, empeorando la situación y obligando a Blizzard a tomar medidas. Tuvieron que reiniciar los servidores y cambiaron la mecánica en la que la enfermedad se propagaba para evitar el incidente.
La noticia tuvo mucha repercusión y llegó a los medios de comunicación. Los directivos de Blizzard, comentaron luego en las entrevistas que el mismo día que la epidemia asoló Forjaz recibieron una llamada del Centro de Control de Enfermedades, un órgano gubernamental estadounidense encargado de estudiar enfermedades, su propagación e impacto en la población, indicando que estaban interesados en estudiar los datos de la propagación de la enfermedad en el juego.
Este episodio sentó los precedentes a la utilización de los juegos MMORPG para realizar estudios sobre propagación de enfermedades.

Te puede interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *