Blizzard entrevista a Enigma

Enigma es una de las hermandades más destacadas del reino de Deathwing y sus miembros están muy comprometidos para enfrentarse a los mayores desafíos que World of Warcraft ofrece en cada mazmorra. Una hermandad en los primeros puestos de los EE.UU: con muchos “¡Primero del reino!”, además de otros logros notables, entre los que se incluyen Conquistador de Ulduar, Observado (25 j.), Solo en la oscuridad (25 j.) y Un tributo a la locura (25 j.).

Recientemente han completado Las Cámaras de Alaescarcha en la Ciudadela de la Corona de Hielo en sus versiones para 10 y 25 jugadores durante las primeras cuarenta y ocho horas desde su apertura (en el parche 3.3.2), tras lo cual acabaron con el Rey Exánime los primeros de su reino la siguiente semana. Enigma enseguida se pone manos a la obra de manera muy seria cada vez que se publica nuevo contenido para bandas. Aunque como el resto de hermandades, Enigma tiene una cantera de jugadores de todos los rincones de los Estados Unidos, cuenta con un líder de banda increíblemente competente y maduro a sus diecinueve años de edad, que además tiene un vasto conocimiento de la compleja mecánica de juego de World of Warcraft. Hace poco entrevistamos a Fraya, maestro de hermandad de Enigma, para que compartiera con nosotros sus experiencias como exitoso líder de grupo y como jugador entregado a la comunidad de World of Warcraft.

Antes de nada, ¿cuánto lleva Enigma lidiando con contenido para bandas y qué originó su creación?
Enigma se constituyó dos semanas antes del lanzamiento de Wrath of the Lich King, con el propósito de sobresalir claramente sobre el resto de la competencia en nuestro reino, Deathwing. A pesar de todos nuestros esfuerzos, al principio cuando empezamos a invitar gente, las cosas parecían inciertas. Duffmanoyea y yo habíamos intentado reunir gente para crear un núcleo con los mejores, pero tanta gente terminó echándose atrás que tuvimos que juntarnos con algunos jugadores con los que habíamos tenido problemas anteriormente. No fue solamente eso, sino que cuando salió Wrath of the Lich King apenas éramos unos veinte miembros. Afortunadamente, las primeras semanas nos fue bastante bien. Muchos jugadores salieron de la nada y se interesaron por nuestra hermandad, además de que las tres estancias de inauguración recompensaron a todo el que entraba rápidamente allí, en vez de a los grupos más organizados. A partir de ese momento, todo mejoró.

entrevista_enigma1

No hemos podido evitar darnos cuenta de que tienes el título de Señor de la Guerra del sistema de puntuaciones de campo de batalla anterior al lanzamiento de The Burning Crusade. ¿Cuánto hace que juegas a World of Warcraft y cuántos años tenías cuando empezaste?
Cuando World of Warcraft estaba en la fase beta, mi hermano mayor tenía un amigo que estaba muy metido. Él fue quien me plantó la idea en la cabeza, pero en aquel momento tenía 14 años y el mapa Defense of the Ancients para Warcraft III era el único juego al que le había dedicado una cantidad de tiempo decente. En ese momento, pagar una suscripción mensual me parecía bastante ridículo y estoy seguro de que si hubiera convencido a mi hermano para que lo hiciese, nunca habría jugado. De primeras era un jugador bastante ocasional. Entonces cuando cumplí los 15 años y mis circunstancias personales cambiaron tuve tiempo suficiente para conseguir el título de Señor de la Guerra. Se podría decir que me he convertido en un jugador incondicional desde entonces. En lo que respecta al título, queda para siempre, a menos que vosotros lo retiréis. No lo hagáis, por favor.

¿Hay algún acontecimiento o recuerdo destacado desde que empezaste a jugar?
Hay dos muy especiales para mí. El primero es la semana siguiente a convertirme en Señor de la Guerra, paseando mi título por ahí con todo el tiempo del mundo. Para conseguir ese título tuve que jugar campos de batalla sin parar durante mucho tiempo. La mayoría de los que intentaban alcanzar el título de Gran Señor de la Guerra se quemaban a medio camino y se quedaban en General, lo que era una pena después de todo el esfuerzo invertido. Afortunadamente, para un druida Feral como yo, Señor de la Guerra era lo más lejos que necesitaba llegar. Me sentía completamente eufórico, fue la mejor semana que pasé en World of Warcraft. El segundo fue la primera vez que vencimos a Kael’thas. Una noche, ya era bastante tarde, la morralla empezaba a reaparecer y la banda al completo estaba de un humor de perros, de manera que a pesar de que todavía nos quedaba tiempo, nadie quería volver a despejarlo todo. El 80% de la banda quería abandonar. Unos cuantos de nosotros, que queríamos continuar, conseguimos arrastrar a los demás para volver a despejarlo todo de nuevo y tras unos pocos intentos más, ese fue el momento en el que conseguimos nuestra primera victoria, tras cinco semanas de esfuerzo y un paréntesis de tres meses en la hermandad entre ellas.

¿Qué aspectos del juego te han mantenido enganchado y jugando todo este tiempo?
Sinceramente, mis compañeros de Enigma son lo que me mantiene jugando ahora mismo. Los nuevos contenidos y los cambios importantes mantienen mi interés, pero tras todo este tiempo ya me conozco todos los rincones de World of Warcraft. Para los nuevos, World of Warcraft está ahora mejor trabado que nunca. Son los cambios alocados los que hacen que pedorros como nosotros permanezcamos interesados, aquellos que tocan las bases del estilo de juego, estemos o no de acuerdo con ellos.

¿Cuáles fueron las primeras experiencias con World of Warcraft que te metieron en las misiones de bandas y después te llevaron a ser líder de hermandad?
Volvamos a la época de lo del Señor de la Guerra. Si querías tener éxito en el antiguo sistema JcJ, creabas un grupo de campo de batalla y te metías a pelear contra todos los grupos aleatorios a cambio de honor. Cuando el tío que dirigía mi grupo antes que yo consiguió el título, asumí sus responsabilidades e hice todo lo posible para que todo el mundo lo pasara bien. Después de conseguir el título tenía una reputación bastante sólida en el reino. Y elegí unirme a la hermandad que parecía más adecuada. Unos meses más tarde se abrió una plaza como oficial sin rango y se me ocurrió que podría hacer un buen trabajo. Se aprenden muchas cosas cuando empiezas a liderar. Me di de bruces al pensar que si era bueno y justo con todos, ellos harían lo mejor en señal de respeto, pero ese no fue el caso. Fue un poco decepcionante. Sorprende descubrir que ser racional y lógico para calmar a una persona no funciona, pero una bofetada en la cara sí. Me costó un poco darme cuenta de eso, y todavía no dejo de aprender cosas. Las características del buen liderazgo y la organización de personas son prácticamente infinitas, y eso siempre me mantendrá enganchado. Sin embargo nunca hay que apartar la vista de uno mismo, hay que asegurarse de que se hacen las cosas bien y por las razones adecuadas. De cualquier manera, un año más tarde la hermandad empezó a irse a pique y yo era la persona a la que todos señalaron para dar el siguiente paso. Me he mantenido en ese puesto desde entonces.

¿Cuántas mazmorras para bandas habéis superado desde entonces, sin contar las que habéis reintentando al alcanzar un nivel superior?
Mi nivel de progresión anterior no era nada del otro mundo. Llegué hasta la derrota de los Emperadores Gemelos en el World of Warcraft original, con algunos éxitos aquí y allá en Naxxramas en el modo de 40 jugadores y hasta Brumavil en The Burning Crusade. Ha sido hace poco, con Enigma, cuando hemos conseguido ser los primeros del reino y hace mucho menos (las últimas semanas) que hemos tenido una repercusión continental. Estar en lo más alto sienta genial.

entrevista_enigma2

Ya que vuestra hermandad pertenece a un reino JcJ, ¿cuánto le dedicáis al JcJ? ¿Tenéis grupos de campo de batalla organizados o mantenéis equipos de Arenas con regularidad?
A nivel de hermandad solo algunos de nosotros se dedican realmente al JcJ. Aunque no tengo nada en contra del JcJ. Ahora las Arenas están bastante equilibradas. En mi opinión personal, desde que mis antiguos compañeros de Arenas dejaron de jugar, me siento bastante avergonzado de mi estado en el JcJ. Durante algunos meses en la temporada 3 estuve en el puesto más alto como druida Feral de todo el mundo, pero ni siquiera tengo Gladiador en 80. Encontrar a alguien bueno y mantener el ritmo se ha vuelto bastante difícil últimamente en nuestro reino. En lo que respecta a los campos de batalla, ahora se han convertido en la antesala hacia un objetivo mayor (Arenas). Si Enigma quiere participar en los campo de batalla en Cataclysm dependerá de ellos, pero tendremos que destinar un grupo específico a JcJ.

¿Cuál fue tu experiencia a la hora de obtener el logro ¡Por la Horda!? ¿Conseguiste ese logro con la hermandad?
Estoy bastante seguro que lo hicimos como hermandad, pero tampoco es para tanto. Lo intentamos una vez con nivel 70 con unas 40 personas y fuimos humillados al llegar a Tyrande. El taumaturgo de DPS tenía algo así como un 3% de posibilidades de golpear con un hechizo, algo de locos. Con nivel 80, sin embargo, fue bastante asequible. Después de conseguir el logro me di cuenta de que las travesuras son muy interesantes. Por ejemplo, matar a los subastadores o tener a cuarenta personas persiguiendo a un gnomo de nivel 6 durante 45 minutos.

¿Sois muy rigurosos en vuestra hermandad con los encuentros para bandas? Por ejemplo, ¿dais mucha importancia al contenido para 10 jugadores con varios grupos dedicados, en comparación con los encuentros para 25 jugadores?
¿Rigurosos? Bueno, no es tan exagerado. Hacemos encuentros unas dieciséis horas a la semana, contando con cuatro horas extra por semana por si no nos apeteciese hacer más. La mayoría de las veces acabamos haciendo unas ocho horas a la semana. No creo que nunca nadie haya abandonado porque estuviese muy cansado por hacer encuentros de noche. En lo que respecta al contenido para 10 jugadores, solo se convierte en prioritario sobre un grupo de 25 jugadores si necesitamos utilizar ese grupo de 10 para que nos enseñen un jefe. Generalmente los martes enviamos un grupo lo más cerca del reinicio del reino para aprender todo lo posible, pero en una noche principal de encuentros enviamos tres grupos simultáneos. Lo más avanzado que se hace últimamente en el tema de encuentros, del tipo cambiar de facción la hermandad para tener una segunda oportunidad durante la semana, es utilizar los personajes alternativos para suministrar equipamiento a los principales. Durante algunas semanas enviamos dos grupos de la hermandad a la Ciudadela de Corona de Hielo para 25 jugadores, y solo teníamos 30 jugadores en total. Algunas hermandades hacen muchos más intentos, hasta cuatro por cada estancia y por persona. Esto no funciona en ninguna progresión semanal, ya que tendrías a los personajes necesarios para acabar con un jefe dispersados en diferentes estancias.

entrevista_enigma3

La Ciudadela de la Corona de Hielo, y más concretamente el encuentro con el Rey Exánime, ¿ha proporcionado a vuestra hermandad una experiencia agradable hasta ahora?
La Ciudadela de la Corona de Hielo ha resultado excelente para nosotros. Ha sido la primera vez que veo hasta donde llega un mapa JcE. La única pega que he encontrado hasta ahora en la Ciudadela de la Corona de Hielo es la misma que la mayoría de los jugadores avanzados, el nivel de dificultad. Aparte de eso, todo ha sido fantástico, el ala del final con los jefes quedó muy bien, y el mismo Rey Exánime no es un cualquiera. Sin duda es el jefe más difícil de la estancia, y la duración de la pelea está acorde con la historia del personaje. Mi jefe favorito de esta estancia es Putricidio.

Dado que el juego atraviesa una evolución constante, ¿cómo esperas que tu hermandad reaccione a los cambios venideros en Cataclysm?
Depende simplemente de cuánto cambie Cataclysm. De verdad espero que el juego cambie significativamente. La adaptabilidad es una de las cualidades más importantes de un jugador. Me dará una buena perspectiva de la transición de nuestros miembros frente a los cambios de su clase, quizá algunos tengan suerte y den con un estilo de juego que encaje con esta expansión o a lo mejor algunos de ellos se conviertan en los líderes mundiales del análisis matemático del juego de “theorycraft” sobre los cambios venideros. Sería interesante ver desde mi punto de vista cómo la calidad del núcleo de nuestra banda varía cuando se hace borrón y cuenta nueva.

Es evidente que tienes un gran grupo de miembros comprometidos, pero ¿seguís buscando nuevos miembros? Si es así, ¿qué soléis buscar y cómo se echa la solicitud?
Todas las hermandades tienen que reclutar gente en un momento u otro. Personalmente, soy de la opinión de que una hermandad debería estar constantemente reclutando gente, o al menos pendiente de las solicitudes. Las clases y las especificaciones que buscamos pueden variar de un mes a otro, ya que hay gente que abandona y tienen que ser reemplazados, o a veces decidimos que alguien ya no está a la altura. Si alguien está interesado, el proceso de reclutamiento empieza en nuestra página http://enigma-dw.com/. Si alguna solicitud tiene buena pinta, pasa un mes de prueba y entonces su incorporación se somete a votación.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *