Guía del Maestro de Hermandad: Parte 9 – El Trabajo diario

Hacía ya tiempo que no escribía sobre el Maestro de Hermandad y muchos, a través de comentarios o del formulario de contacto me habéis pedido que continúe con esta guía que ya cuenta con 9 entregas.

guia_maestro_hermandad_toca_trabajar

Hoy vamos a hablar de la gestión del día a día de una hermandad asumiendo que, finalmente la has creado y tienes algunos miembros para empezar tus propios eventos. Uno puede pensar erróneamente que el trabajo de un Maestro se acabó teniendo en cuenta que hemos establecido unas buenas políticas, ya debería ir todo sobre ruedas ¿no?.

Pues no. El trabajo de un Maestro de Hermandad no acaba aquí. Piensa en un comandante de un batallón en medio de una contienda. Tus soldados y oficiales esperan tus órdenes. Puedes convertirlos en héroes o acabar todos criando malvas. En WoW pasa algo similar aunque, por supuesto, no tan dramático.

El día a día de una hermandad necesita tiempo y energía. Muchos de vosotros, futuros Maestros, no os podéis hacer una idea de cuántos recursos personales gastarán en mantener una buena organización de una hermandad. Desde tiempo a dolores de cabeza. Conozco muchas hermandades en las que los Maestros se sienten frustrados y tiran la toalla. Otros, por el contrario, se quedan en el backstage dejando la hermandad en manos de Oficiales o miembros de confianza.
No obstante, un buen Maestro debe siempre tener una fuerte presencia en la vida diaria de la hermandad. Recuerdo en mis inicios del WoW, en la primera hermandad que estuve (os cansaréis de oir hablar de ella), y cómo me convertí (sin quererlo) en uno de esos miembros que lideran una hermandad mientras el Maestro está apartado. Desde el principio, hablé con el Maestro para que hiciera eventos y se diera a conocer en la hermandad ya que muy pocos jugadores habían tenido el honor de, ni siquiera, hacer una mazmorra con él (y eso que la hermandad era grande). Su respuesta fue clara: “Prefiero mantenerme en las sombras“.

Aun así, gran parte del trabajo de un Maestro (y sus oficiales) ocurre detrás del escenario. Hay muchas razones válidas para ello, aunque quieras que tu hermandad sea plural y democrática, no es bueno siempre que los miembros sepan cada recoveco de todas las decisiones que se toman. Es importartante mantener las apariencias y una sensación de paz en la hermandad por lo que, a veces, la discrección es una máxima.
Como siempre, con un ejemplo las cosas se entienden mejor. Recuerdo una larga reunión con mis oficiales en la que decidimos, entre todos, el rumbo de la hermandad. Esto es, nos íbamos a dedicar al JcE de una manera medianamente seria. Quizás serían unas largas horas de reunión entre todos e incluso extensible por correos entre oficiales y maestro. No obstante, esas horas (e incluso días) de trabajo resultaron en unas normas, políticas que se plasmaron en unas 100 palabras a lo sumo. Lo que los miembros ven son esas 100 palabras y no el trabajo que hay detrás de todo ello.
En la mayoría de los casos, un miembro recién ascendido a Oficial, se sorprende de las cosas que los oficiales y maestro hacen y no trasciende al resto de la hermandad.
Sin duda esto es bueno. A mi modo de ver, un miembro está para divertirse en la hermandad y poder jugar agusto en una estructura clara mientras que Oficiales y Maestros están ahí para asegurarse de que eso sea posible.

Hay un símil que uso a menudo en mi vida diaria. Cuando hago una tarea repetitiva (como puede ser la de mirar los feeds para informarme de la wowesfera) lo considero como una diaria. Llamadme friki si queréis pero creo que un Maestro tiene sus diarias (o tareas semanales) que son esenciales para un buen mantenimiento de la hermandad. Una organización virtual necesita de un mantenimiento constante.

Vamos a ver lo más importante:

Presencia

Ya lo he explicado en la anterior pero lo remarcamos. Maestro y Oficiales deben ser una parte esencial de la hermandad y por supuesto de sus eventos. El Maestro debería hacer bandas regularmente con sus miembros así como otro tipo de eventos. Como norma general, si hay una parte importante de la hermandad que quiere hacer “algo”, Maestros y oficiales deberían participar. Quizás sea de sentido común pero siempre es bueno avisar de una larga ausencia. La vida privada es importante pero la gente debe saber que no estarás. De lo contrario cuando vuelvas de tus vacaciones en Benidorm puedes encontrarte sin hermandad.

Nunca hay que desestimar la importancia de ser escuchado y/o leido. Tienes que transmitir que eres una persona, un jugador y no sólo EL MAESTRO o LA MAESTRA en el cargo. Tampoco es recomendable ocultar tu personalidad. Nunca me he cortado a la hora de hacer mis comentarios jocosos y dejar patente mi “sentido” del humor gritando por el ventrilo “Wiiipe expreeeess” (en relación al conocido anuncio de televisión al colocarse mal durante una mala colocación en los 4 Jinetes en Naxxramas).
No obstante, hay que mantener una pequeña línea y un cierto grado de profesionalidad que implica una cierta distanciación de tu hermandad y la vida personal. Si tu novia/madre/novio/padre/hermano/etc empeiza a discutir contigo, no deberían trascender los detalles por el chat de la hermandad ni por Ventrilo/Team Speak.

Abre… ¡las orejas!

Si eres el Maestro quizás no tengas que andar a la escucha ya que, si algo va mal, seguramente se quejen a ti directamente sin que tengas que preguntar. No obstante, hay muchas veces en las que para algunas personas, hablar con el Maestro es algo… uff… como decirlo… super… importante… y por tanto no lo hacen por vergüenza, miedo o lo que sea. Para estos casos, lo mejor es contar con tus oficiales. Por regla general, tu oficial de reclutamiento será el que mejores relaciones tenga con los nuevos reclutas a medio plazo. Naini era la relaciones públicas de la hermandad y a veces, llegaban a ella algunas cosas que no llegaban a otros.

Responde

Esto se aplica a todos los casos en los que ofreces un servicio. Hablando sobre Guiaswow, cuando alguien nos manda un formulario de contacto, me gusta contestarlos aunque sólo sea para avisar de un error.
Si hay una discusión por un reparto de botín que no está claro o por lo que sea, reúnete con los oficiales tan pronto como puedas, toma una decisión y explica lo que has decidido. En caso de que una decisión sea problemática (especialmente si afecta a varios jugadores), es una buena idea usar la web como soporte.

Hay muchas veces que hay que tener cierto cuidado porque las peticiones/consultas que te lleguen querrán permanecer en el anonimato ya que no quieren problemas en la hermandad.
Es muy importante para un miembro, saber que sus peticiones serán tenidas en consideración. Cuando tomes una decisión al respecto de una petición, ¡responde!

Haz los deberes

No se espera del maestro de hermandad que sea el mejor de todos los jugadores de la hermandad. Simplemente, las estadísticas están contra ti pero un Maestro debería hacer todo lo posible por ser un mejor jugador y un mejor líder. Conoce tus puntos flacos y trabaja para mejorar en ese aspecto. Yo por ejemplo hay veces que no termino de analizar una situación ocurrida y por tanto me enfado apresuradamente con alguno de los miembros de la banda. Por ejemplo, el otro día haciendo la Prueba del Campeón, el tanque no agarró rápidamente a los Campeones tras bajar de los caballos y morimos todos. De primeras me enfadé con el Tanque y posteriormente analicé la situación y me di cuenta de que no era culpa suya. La solución en este caso es contar hasta 10 y analizar la situación con detenimiento. Busca tu propia debilidad y hazla una de tus fortalezas.

Como maestro debes ir más allá de tus propias necesidades. Eres el gurú de tu hermandad y si no tienes pensamiento de futuro, tu hermandad estará perdida. Como mínimo deberías saber qué hay en el horizonte de WoW, qué está por venir. También es importante saber cómo han cambiado las cosas con cada parche de contenido. Cuando el juego cambie, debes guiar a tu hermandad en esos cambios. Hay mucha información por todos lados (aquí también).

Si eres también el Líder de Banda de tu hermandad entonces apaga y vámonos. Tendrás que absorber el doble de información para transmitirla a tus miembros. Durante la progresión se hace muy difícil por lo que, a pesar de que yo lo hice mal, busca un oficial que haga las funciones de Líder de Banda.
Un consejo en especial si eres novato a la hora de manejar una banda. Sólo hay una manera de mejorar y es practicar, practicar, practicar, practicar y practicar. Házlo saber a los miembros de la banda y ten humildad porque quizás haya gente que pueda orientarte. Lo peor es ponerse a la defensiva.

Dialoga

Ya lo comentamos en anteriores entregas así que no me voy a extender mucho pero no me cansaré de repetirlo. Mantén reuniones periódicas con tus oficiales, no las tomes tú solo. Aunque seas el que tenga la palabra final, charlar y comentar puede ser productivo. Además afianza las relaciones con tu equipo e involucras a tus oficiales en los quehaceres de la hermandad.
Asegúrate de que los miembros saben qué hace cada oficial y la autoridad que tienen. Si se observa que los Oficiales no toman ninguna decisión no te servirá de nada ya que cualquier duda/queja/ruego irá a caer sobre tus hombros.

Conclusiones

La gestión de tu hermandad te robará más tiempo del que esperas y aumentará en dificultad conforme tu hermandad crezca (y con ello las necesidades organizativas). En especial, las hermandades JcE son bastante delicadas de manejar. No todo es divertirse, un Maestro tiene también responsabilidades que debe llevar.

Imagen de Anthro

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *