Guía del maestro de Hermandad: Parte 5 – Liderazgo

Quiero que hoy recordéis el primer artículo que escribí de esta Guía del Maestro de Hermandad en el cual aconsejaba a los futuros maestros formar un grupo de oficiales. En esta entrega de la guía vamos a profundizar más en la cuestión del liderazgo y voy a intentar aconsejaros sobre cómo construir y mantener una jerarquía en tu hermandad. Esto también se puede aplicar a tu vida real así que toma nota.

guia_maestro_hermandad_parte_5

La primera lección que hoy quiero enseñaros es que hay que delegar, delegar y DELEGAR. En este artículo voy a intentar explicaros como los oficiales y los maestros de hermandad pueden (y deben) trabajar juntos para gestionar una hermandad.

Un poco de historia

Quiero hacer un viaje en el tiempo a la era medieval, para reflexionar sobre la palabra Hermandad y su historia ya que creo que su origen es importante. Una hermandad, en el sentido medieval de la palabra, es una asociación de artistas, artesanos o vendedores. Las Hermandades supervisaban la distribución y producción de bienes materiales y regulaban el mercado decidiendo qué tipo de productos se compraban y vendían. Como ejemplo puedo poner una hermandad del cinquecento, en Venecia, las ciudad de los canales. En algún lugar de esta maravillosa ciudad, Tiziano Vecellio tiene su propia tienda. La visión que tiene este hombre de sí mismo es la de un artesano, más que un artista, que produce bienes para su venta. El es el Maestro y su firma acompaña la mayoría de los productos. Sus empleados, también son artesanos, algunos de ellos con el mismo talento que el mismo maestro y Oficiales y Aprendices trabajaban juntos para crear verdaderas obras de arte. El mismo Tiziano puede que se encargara de la cara de la Madonna pero, ¿qué hay de las manos?
El arte renacentista es un ejemplo de cooperación.

Seguro que ahora mismo te estás preguntando, ¿para qué tanto rollo? Bueno, este rollo es para que tú, un Maestro de Hermandad en potencia, entiendas que la configuración de tu hermandad es la pieza maestra, la forma en que haces las cosas desde el principio demostrará a tus miembros que eres un lider capaz, alguien en quien confiar definitivamente. Necesitarás ayuda sin duda y el producto final que has creado dará sus frutos a la hora de hacer bandas.

Eligiendo Oficiales

Seguro que si echas un vistazo a la lista de jugadores que forman parte de tu hermandad, puedes reconocer a algunos jugadores que los querrías como oficiales. Es importante que el grupo de oficiales no esté compuesto únicamente por tus mejores amigos. Para una hermandad JcE es necesario un equilibrio de poder y esto implica dar a la gente puestos de liderazgo que representen distintos apartados y perspectivas. El número de oficiales, debe ser manejable. Recuerdo en mi primera hermandad, los oficiales éramos todos aquellos que tuviéramos más de nivel 60 y claro, la gente preguntaba por un oficial y aquello era un cachondeo. He aquí un par de consejos para hacer un grupo de oficiales efectivo.

1. Tamaño

Si tu objetivo son las bandas de 10 personas, el número óptimo de oficiales, incluyéndote a ti mismo es 3. 3 es un número clásico de gestión ya que al menos 2 estarán de acuerdo a la hora de tomar una decisión. Esto tiene un inconveniente si tu hermandad es pequeña ya que los jugadores pueden sentirse desplazados. No obstante creo que este modelo es bastante bueno en el juego actual.
Por otro lado, si tu objetivo son las bandas de 25 personas, la tarea es más difícil. Es recomendable tener entre 3 y 5 oficiales (incluyéndote a ti nuevamente). 3 es un buen número si planeas tener líderes de clases o líderes de rol pero si no tienes pensado hacer esto es bueno tener 5 personas para cubrir todas las tareas necesarias. Después de haber tenido Líderes de Clase ahora mismo no recomiendo su utilización. Ese tipo de modelos funcionaba mejor antes ya que las especializaciones eran menos diferenciadas y había más gente que organizar (de un mismo tipo).

2. Diversidad de talentos

Cada uno de tus oficiales no deberían destacar en el mismo aspecto. No deberían ser 3 healers o 3 tanques. Deberías incluir a tu Lider de Banda principal en los oficiales pero los otros miembros no tienen que ser los mejores jugadores o los mejores estrategas. Uno de ellos, al menos, debe encargarse de manejar la web así que debe entender de informática si tú no puedes, no sabes o no quieres hacerlo. Trata de encontrar gente con distintos intereses. Algunas veces si significa buscar en tu círculo de amigos más cercanos. Hay que tener precaución con elegir a un oficial que antes haya sido Maestro de la Hermandad, puede ser muy atractivo pero hay que tener en cuenta que si ya no es Maestro es por algo y en ocasiones puede minar las decisiones de los oficiales si una vez ostentó el poder.

3. Diversidad de Perspectivas

Ten en la mente clara una cosa: tu hermandad es una hermandad de JcE de manera que la mayoría de las conversaciones de tus oficiales serán sobre hacer bandas y todos tus esfuerzos deben centrarse en el progreso. Sin embargo no es necesario que encuentres oficiales que compartan al 100% tu punto de vista. De hecho es bueno que haya distintas perspectivas. En mi hermandad por ejemplo es importante para casi todos los oficiales hacer bandas aunque algunos preferían hacer a veces arenas o campos de batalla. Nuestro Líder de banda quiere que todo esté organizado y claro antes de hacer la banda. El oficial que se encarga de repartir el botín quiere que todo esté correctamente y que las políticas de distribución sean justas y lógicas. Por otro lado, nuestra oficial de reclutamiento y personal se encarga de que haya buenas relaciones en la hermandad y se encarga de que nadie se sienta de lado.

4. Asigna posiciones

Cuando presentas a tu nueva y flamante hermandad al mundo, probablemente no tengas el equilibrio perfecto de oficiales aún. Es recomendable empezar con uno o 2 oficiales hasta que empiecen las bandas. Tienes que ver cómo funciona la gente en la banda pero no puedes hacer todo el trabajo solo desde el principio.

La jerarquía

Voy a poner un ejemplo que me ocurrió personalmente. Tenemos 4 oficiales que trabajan contigo. ¿Qué hacemos ahora? La gente asciende a oficiales pero es simplemente simbólico. No se asignan tareas claras y no hay oportunidad de liderazgo. En la práctica el maestro lleva la hermandad sólo y se encarga de crear los eventos y decidir quien asiste y quien no a la banda. Al final, acabas con un dolor de cabeza cada noche de banda y decides que algo hay que hacer antes de que el farmacéutico se haga rico a tu costa. He aquí algunos consejos.

1. Reuniones semanales

Programa reuniones a una hora de conveniencia mutua y mantén una reunión a la semana. Como digo una semana pueden ser 15 días pero no más de ese tiempo. Es importante hablar de cómo han ido las heróicas, comentar las espectativas, establecer el calendario de la semana y elegir potenciales reclutas. Por supuesto hay que comentar también las quejas de los miembros y la manera de solucionarlas.

2. Asigna tareas

La elección de oficiales no es algo simbólico, en esto consiste la tarea de delegar. Escojes a los oficiales por sus diferentes talentos. Para una hermandad con unos 5 oficiales, he aquí un ejemplo. Siéntete libre de adaptarlo a vuestro caso pero tu nombre es el que figura en la cabeza de la hermandad.

a. Lider de banda y estratega
b. Administrador del botín (si usas Concilio de Botín esta persona se encarga de registrar el botín, si se usa DKP esta persona repartirá el botín y los puntos)
c. Oficial de Personal (este oficial se encarga de llevar un registro de la asistencia y de las relaciones internas)
d. Oficial de Reclutamiento (obvio, ¿no?)
e. Administrador de la web (No hay que subestimar a este oficial, es mucho trabajo)

Como Maestro debes delegar directamente las cuestiones que te lleguen. La gente también querrá hablar contigo pero si por ejemplo surge un problema con el reparto del botín durante una banda, es recomendable que el oficial adecuado esté presente cuando hables con el jugador en cuestión. Tus oficiales irán especializándose poco a poco.

delegate3. La importancia del consenso

Cuando hay una decisión que tomar, especialmente si es importante, no te rompas el coco para intentar tomarla. Habla y discute cualquier decisión que implique a la hermandad en las reuniones y deja que los oficiales expresen su opinión. Esto es importante por 2 cosas. Porque haces a los demas partícipes en la dirección de la hermandad, y porque te quitas también un peso de encima. Además hay veces que te pueden sorprender quitándote toda la razón, porque tu decisión es completamente subjetiva.

4. ¡A las urnas!

Si no se llega a una decisión importante, es tu responsabilidad como maestro efectuar una votación. Excepto en situaciones absurdas, debes acatar ese voto. Recuerda que si eres Maestro es porque los miembros confían en ti. Si la cosa se desmadra, la votación es algo que siempre puede atajar las discusiones.

5. Tienes que saber cuándo es un buen momento para usar tu carta

Si vas a ser uno entre iguales, tienes que saber cuando poner punto y final a un debate. Hay veces que los votos pueden llegar a ser inconcluyentes o tus oficiales no pueden tomar una decisión. En este caso, es hora de hacer un esfuerzo y usar tu mejor juicio para hacer lo correcto. Aunque no debes caer en el error de pensar “Es mi hermandad y hago con ella lo que me da la gana”

Conclusiones

No es divertido ser el Emperador Supremo-de-todos-los-tiempos de una nación de una sola persona. Si quieres una hermandad fuerte, saludable y feliz necesitas una estructura de poder que otorgue poder a otros. Trabaja en la confianza de tus oficiales y siempre debes tratarlos con respeto. Son tanto tus amigos como tus compañeros de trabajo y la unidad del equipo gerente determina en muchos casos el éxito o el fracaso en las bandas de final de juego. Los jugadores quieren creer que sus líderes están bien organizados y que son justos.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *