Guía del Maestro de Hermandad: Parte 7 – Los miembros y tú

Una vez que hayas decidido qué tipo de organización va a tener tu hermandad, creadas las reglas y políticas y diseñada una estructura de liderazgo, deberías de estar preparado para comenzar a ampliar el número de miembros de tu hermandad. Idealmente, si quieres empezar una hermandad desde el principio seguramente tengas un grupo de amigos y agregados que se apunten a tu hermandad. Creo que sencillamente esto que acabo de exponer es esencial ya que no imagino una persona que siga toda esta guía para montar una hermandad desde 0 sin conocer a nadie y empezar creando los estatutos preguntando a la gente en la subasta si puede firmarte.

pack_sml

De cualquiera manera, si es ese tu caso aquí tienes algunos consejos.

1. Difunde la palabra

No, no vamos a vender Biblias por las puertas pero es importante que consigas miembros rápidamente, de lo contrario acabaras por frustrarte y no conseguirás ninguno de los objetivos que te hayas propuestos. He aquí 4 consejos básicos para que todo el mundo sepa que existes:

a. Mira en tu lista de amigos y envía a todos una pequeña reseña de tu hermandad
b. Anuncia tu hermandad en los foros de tu facción (Horda/Alianza) y actualízalo al menos una vez a la semana
c. Empieza a hacer grupos para mazmorras y habla con el primero que veas sobre tu nueva hermandad
d. Comienza eventos como un grupo para Naxxramas o incluso Ulduar. Ten en cuenta que debes tener algo de experiencia ya que si no puedes quedar en ridículo.

En esta fase temprana de “reclutamiento” no deberías exigir que envíen un mail o un mensaje en tu página web y deberías aceptar a las personas interesadas. Es muy difícil que alguien se apunte a una hermandad con ínfulas de seriedad si no ha tenido un progreso pero muchos jugadores pueden sentirse atraidos si quitamos un poco de seriedad al asunto. Aún con todo, es recomendable que al menos charles un poco con el miembro ya que puede ser nefasto o simplemente no casar de ninguna manera con el estilo de juego que tú pretendes promover y además es un buen momento para explicar (al menos por encima) la organización que estás promoviendo.

No hace falta mencionar el hecho de que los nuevos miembros juzgarán tu hermandad por tu actitud y la de tus oficiales. Es hora de cuidar tus comentarios y tus actitudes en el servidor para reflejar los valores de tu hermandad, sobre todo el trato que tus miembros dispensan a otros jugadores. Sin duda, no es un buen momento para Spamear en el canal de comercio.

2. Estrecha tus lazos con otras hermandades

Antes de Ulduar, en mi hermandad empezamos a aliarnos con otra hermandad de manera que compartíamos eventos. Las alianzas entre hermandades son útiles. Hay veces que el simple echo de ayudar a un personaje de nivel bajo, puede granjearte la amistad de muchos (ya que puede ser el alter de alguien). En concreto, en mi hermandad, queríamos pasar al contenido heróico de 25 personas pero no teníamos gente suficiente, de manera que comenzamos a compartir esta banda de 25 entre las 2 hermandades.

Las alianzas y amistades entre las alianzas tienen distintos usos. Estrategias, consejos, venta de objetos fabricados o recetas a mejor precio e incluso algún hueco libre en las bandas. Este tipo de acuerdos, son de beneficio mutuo ya que algunas veces pueden pasarte algún tipo de recluta si por ejemplo, les queda pequeño para su hermandad pero puede ir bien para tu hermandad.

Te recomiendo, como Maestro de Hermandad que dialogues con oficiales de reclutamiento de otras hermandades para, aunque sea, decidir juntos si el nuevo recluta con el que hablas merece la pena o no. Especialmente después de los cambios de un parche de contenido o una expansión, muchos jugadores deciden abandonar su hermandad y seguir otro rumbo, quizás estos oficiales puedan ayudarte, avisando de miembros que han abandonado la hermandad.

3. Recluta con Creatividad

Una vez que consigas unos pocos miembros, podrás ampliar tu reclutamiento. La mejor forma de reclutar es el Boca a boca y que la gente te conozca. Muchas veces basta con tener varios grupos pequeños que hagan mazmorras aleatorias de las pequeñas y dejar un hueco o 2 como mucho para gente de fuera. Si conoces la mazmorra bien y todo va como la seda, puedes ganarte un buen miembro.

Puede que hayas enfocado tu reclutamiento a Ulduar y ahora que ya ha llegado sientas que has perdido si no has reclutado lo suficiente. ¡Nada más lejos de la realidad! He aquí algunos consejos a tener en cuenta en este tipo de casos.

1. Muchos, muchos jugadores vuelven al juego cuando hay nuevas características. Conozco jugadores que han vuelto a jugar sólo por leer cosas sobre Ulduar.

2. Los parches de contenido grande, al menos este, son tiempos de cambio y algunas hermandades pueden disgregarse por desacuerdos dejando a los jugadores sin hogar.
3. Si algunos jugadores abandonan la hermandad, puede darse el caso de que se decida reducir el tamaño de las bandas a 10 personas pero aún sobren jugadores lo cual puede provocar más marchas.

Es bueno que comiences un grupo a un mismo nivel de equipo por ejemplo ya que reclutar para Ulduar gente que acaba de subir a nivel 80 puede causarte algunos quebraderos de cabeza. En esos casos, para afianzar y hacer a los jugadores más felices siempre puedes ir a Naxxramas y limpiarla para conseguirles algo de equipo decente de cara al nuevo contenido.
Un buen consejo sobre el reclutamiento es, que debe ser continuo. Trae más jugadores de los que pienses que vas a necesitar. Siempre puedes hacer un par de grupos de 10 personas o uno de 25 y otro de 10.

¡Suerte con los reclutas!

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *