Descubriendo Azeroth: Tierras de la peste del Oeste

Descubriendo Azeroth: Tierras de la peste del Oeste

Las Tierras de la Peste del Oeste están comenanzando a componerse gracias al esfuerzo de los miembros del Circulo Cenarion, pero algunas zonas como Andorhal aún se encuentran devastadas por la guerra. Luego de la caída del Monasterio Escarlata y la victoria en Rasganorte, Vega del Amparo fue retomada por Tirion Vadín y ahora funciona como un sitio donde los jugadores encontrarán misiones para realizar.

publicidad
banner-cronologia-3


Las Guerras Trol

Los Quel’Dorei llegaron a las costas occidentales del devastado continente conocido actualmente como Reinos del Este, y fundaron su primera civilización en los actuales claros de Tirisfal. Allí, tuvieron contacto con los primeros humanos que habían despertado en el mundo, y con los trol. Los humanos no suponían una amenaza, apenas eran una civilización tribal dispersa, pero los trol estaban bien organizados y tenían su capital, Zul’Aman, poco más al norte de su posición actual. Aparte de dichas guerrillas contra los foráneos, los elfos que cruzaron el gran mar para encontrar una nueva tierra se encontraron con otro problema en su actual posición, y es que por la noche todos eran víctimas de unos susurros nefarios que no les permitían conciliar el sueño. Fue por este motivo que decidieron adentrarse en el norte, y fundaron su gran capital, Quel’Thalas, al norte de la capital trol Amani, Zul’Aman.

Los enfrentamientos se sucedían, y los humanos estaban al borde de la extinción a manos de los fieros trol, cuando un humano, el jefe de guerra Thoradin, líder de los Arathi, junto con su amigo y gran general Ignaeus (más tarde conocido como Aterratrols), viendo amenazada su raza, decidió actuar. Su idea era entablar guerra con el resto de razas humanas, y una vez doblegados, ofrecerles la paz y anexionarse a ellos. Así fue como fundó el primer reino humano, llamado Arathor, en el territorio conocido actualmente como Laderas de Trabalomas, en las Tierras Altas de Arathi, con capital en la ciudad de Strom.

banner-tyrande-portal

La Corrupción de Azshara

Debido al abuso de los altonato de la magia arcana, Sargeras descubrió la existencia del pequeño mundo de Azeroth y fijó en él su vista y sus ansias de destrucción. Al poco tiempo se dio cuenta del aislamiento auto-impuesto al que se sometía la Reina Azshara y vio en él la oportunidad de entrar en Azeroth. Para ello se hizo pasar por un dios ante la reina, el cual le otorgaría poder ilimitado y la ascensión del mundo a un nivel desconocido a cambio de abrir un portal para poder acceder. La reina y los altonato se pusieron a ello inmediatamente, consiguieron avances rápidamente y pronto abrieron el portal lo suficiente como para que pasara el primer enviado de Sargeras. Éste oficial de la Legión Ardiente trajo a Azeroth los Canes Infernales, una raza hasta ahora no vista en el mundo. Hakkar, que ése era su nombre, los invocó para que reconocieran los alrededores del palacio, y los mantuviera a salvo de intrusos.

Dentro de los muros del palacio real, el ritual seguía, y cada vez más y más demonios atravesaban el Vacío Abisal para unirse a la guardia de élite de la reina, pero sin embargo, no era suficiente para que el poderoso titán entrara en el mundo. Azshara sugirió a su consejero, Xavius, que bloqueara el uso de la magia al resto de kaldorei, y así el hechicero creó un escudo que aislaría al resto de elfos usuarios de la magia el acceso a las energías caóticas del pozo. El escudo funcionó, pero al darse cuenta el resto de los elfos de que sus poderes habían sido mermados, redoblaron los esfuerzos, y algunos fueron capaces de atravesarlo, a la vez que una multitud preocupada por su reina, sin dudar en ningún momento de ella, se congregaba en las puertas del palacio en busca de respuestas. Así las cosas, Sargeras no vio otra opción que mandar a uno de sus oficiales más capacitados a este rebelde mundo, y el elegido fue el señor del foso Mannoroth, que finalmente cortó los enlaces del resto de la población kaldorei con el Pozo de la Eternidad, abriendo aún más el portal, y permitiendo la entrada de hechiceros eredar, guardias infernales y demás miembros a las ordenes del poderoso titán.

ragnaros-lore-banner

Hoy, vengo a hablaros sobre uno de los personajes mas importantes en la ultima expansión que tenemos entre manos. Hablo de ese ser que, hasta hace poco, habitaba en el Núcleo de Magma, en lo mas hondo de la Montaña Roca Negra y que ahora, ha vuelto a sus dominios en las Tierras del Fuego. Hablo del todo poderoso miembro del cuarteto de Señores Elementales, del Señor de los Elementales de fuego.

¡Hablo del mismísimo Ragnaros, El Señor del Fuego!

Los mas asíduos de este juego quizá sepan que la voz (en ingles) de Ragnaros es bastante conocida, es la voz del famoso Chris Metzen, vicepresidente creativo de Blizzard Entertainment.

Comenzaremos con un poco de historia de este personaje que tan fuertemente esta ligado la historia de los enanos y de las Tierras del Este.

titan-creacion-mundo-azeroth

Nadie sabe cómo comenzó exactamente el universo. Algunos teorizan que una explosión cósmica catastrófica envió a los infinitos mundos a la inmensidad de la Gran Oscuridad; mundos que un día serían el hogar de una maravillosa y terrible diversidad de formas de vida. Otros creen que una única entidad todopoderosa creó el universo. Aunque los orígenes exactos del caótico universo son inciertos, es seguro que una raza de seres poderosos se alzó para traer estabilidad a los distintos mundos y asegurar un futuro seguro para los seres que seguirían sus huellas.

Los titanes, colosales criatura de piel metálica de los lejanos confines del cosmos, con un poder comparable a los llamados dioses, se lanzaron a una intensa exploración y reformación del universo. Dieron forma a todos los planetas que encontraban en su viaje, poniendo orden en el recién nacido universo. Y para proteger su creación dieron poder a las razas primitivas de cada planeta.

banner-trollcrest

Con el brasero a su espalda, sentado en el suelo, Vol’Jin, líder de los Lanza Negra, echa un vistazo a su audiencia. Esta vez no son guerreros, ni brujos ni ese maldito hijo de Grito Infernal Garrosh, esta vez son los jóvenes de la tribu, los primeros nacidos en las Islas del Eco después de muchos años, los que le observan con mirada expectante para que comience su historia…

Hoy, a la sombra de nueh’troh la’gamente olvidadoh eh’pírituh loa, oh voy a explicar la historia de loh trol, raza fue’te y poderosa, pero corrupta en su mih’ma esencia. La historia de loh trol eh’tá llena de taición y sangue, y de lah máh gandeh guerrah que haya vih’to nunca Azeroth, conta loh Aqir, lah razah elfas y lah batallah máh grandeh y sanguientas contra nueh’troh popioh hermanos, tribuh enfent’ás po’ un diferente ideal y diferenteh fo’mah de vivir…

Los Trol, una raza tribal como ninguna otra, y la más extendida en la faz de Azeroth desde las densas junglas de la Vega de Tuercespina a los glaciares pemanentes de Rasganorte, pasando por el desierto de Tanaris e incluso en las zonas donde las viles huellas de la Legión Ardiente dejaron su más profunda impronta. Pero esa capacidad de adaptación y fuerza de voluntad es lo que hace de los trol una raza orgullosa, más que ninguna otra, y a la vez ese orgullo es lo que provoca su corrupción o maldad.