La historia de Destino: Prefacio

Aquella noche, mirando por la ventana hacia la Catedral, imaginé como era todo antes de que ésta pasara de ser mi refugio a ser el único sitio en el que sabían quien era y por lo que no era bien recibida.

Hacía ya muchos años que había abandonado el orfanato y lo había dejado de considerar mi hogar. Hacía ya muchos años que vagaba por el mundo, sin residencia fija. Aquel día decidí no ocultarme en la ciudad e ir a visitar a Shellene, pero no estaba allí. Me ofrecieron una cama y no dudé en aceptarla.

Y así, mirando por la ventana, me encontró Shellene cuando llegó poco antes del amanecer.

– Deberías haber dormido algo.

– Duermo todas las noches y no descanso, hoy he descansado sin dormir- dije sin darme la vuelta.

– Quédate un tiempo, tengo trabajo aquí para ti, si lo aceptas.

– No podría quedarme, hay heridas que nunca se curarán… Cuidate, Shelle.

Me levanté, tomé mi mochila y salí del orfanato sin nisiquiera el ruido del cuero rozando contra el suelo. El primer rayo de sol bañó de luz la plaza. A la vez que la puerta de la Catedral comenzaba a abrirse. Es hora de marcharse, pensé.

Date un capricho
Descubre los mejores Funkos y Libros relacionados como no con World of Warcraft. Date un caprichito que te lo mereces.
FunkosLibros
Te puede interesar

Categorías

Libros

Naini

Naini (Laura), Oficial de las otras cosas. Se unió a Guías WoW cuando pensó que podría hacer el mismo trabajo que hacia para la página web de la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *