Avance de mazmorra: Trono del Triunvirato

Avance de mazmorra: Trono del Triunvirato
¡Aloha! Os presentamos el Trono del Triunvirato, la nueva mazmorra del parche 7.3, y sus cuatro jefes: Zuraal el Ascendido, Saprish, Virrey Nezhar y L’ura.

Avance de mazmorra: Trono del Triunvirato

El Trono del Triunvirato, abandonado hace mucho y otrora el centro del poder de los eredar, ha sido invadido por la presencia del vacío y su guardia de las Sombras. En las estancias de esta mazmorra encontraréis nuevos desafíos que afrontar y podréis aprender sobre el trágico destino de una de las aliadas naaru tan apreciada por los draenei.

  • Ubicación: Argus
  • Dificultades: heroica y mítica
  • Nivel: 110
  • Jefes: 4

Como escenario, el Trono del Triunvirato está más impregnado del universo de Warcraft que cualquier otra mazmorra de este lado de Karazhan. Al crear la región Mac’Aree de Argus, el equipo estaba deseando explorar la trágica historia de los eredar que condujo a la caída de Argus, y a su vez darles a los jugadores un descanso (tanto narrativo como visual) de los ejércitos demoníacos de la Legión como antagonista principal. Como vimos en los eventos de la Fuente del Sol, hay una línea diminuta que divide la dualidad de la luz y la sombra, y una dinámica similar se ha desarrollado en este lugar abandonado. La mazmorra también otorga a los jugadores la oportunidad de conocer más a Alleria Brisaveloz, y de presenciar su aprendizaje sobre sí misma…
SECRETOS DE LOS DESARROLLADORES

Zuraal representa el primer triunfo de un guardia de las Sombras en la creación de un tábido imbuido por el vacío cuya mente no ha sucumbido a la oscuridad. Un camorrista conocido en su vida pasada, Zuraal usa su nueva fuerza oscura para potenciar sus ataques y diezmar a sus enemigos.

El táctico Saprish despliega las fuerzas del guardia de las Sombras con una precisión calculada. Aunque Saprish es un comandante habilidoso y estratégico, adora participar de manera directa en la batalla. Vuelve la debilidad de sus enemigos contra ellos y deja a sus adversarios vulnerables y a la merced de sus mascotas insaciables.

Como otros de su clase, Virrey Nezhar está obsesionado con controlar el poder del vacío para cumplir sus propias ambiciones. Atraído por la inmensa oscuridad que emana desde las profundidades del Trono del Triunvirato, Nezhar no se detendrá ante nada para reclamarlo. Debido a los experimentos del virrey para imbuir la sangre del poder de la sombra, las implicaciones de lo que podría lograr en Argus son, sin duda, nefastas.

Cuando Velen y sus seguidores huyeron de Argus en el Genedar, L’ura, de los naaru, se quedó atrás para conseguir tiempo y que los draenei pudiesen escapar. Kil’jaeden, enfurecido por su traición, ordenó a la herida naaru que se encerrase en el Trono del Triunvirato. Con el paso de los largos años, L’ura sucumbió de la luz a la oscuridad. Su elegante canción de valor y esperanza se convirtió en un canto fúnebre sombrío de desesperación, que atrae a aquellos que buscan reclamar su poder.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *