Los Ocho villanos del Marzo malvado

Los Ocho villanos del Marzo malvado
¡Aloha! Ocho de los villanos más interesantes de la historia de Warcraft se enfrentarán para averiguar quién es el más malvado de todos en el marzo malvado. Vosotros decidiréis quién continúa.

Los Ocho villanos del Marzo malvado

   Citando a Blizzard

    Ocho de los villanos más interesantes de la historia de Warcraft se enfrentarán para averiguar quién es el más malvado de todos en el marzo malvado. Vosotros decidiréis quién continúa, a quién eliminar y quién será el campeón definitivo entre los villanos en las votaciones que realizaremos durante toda la semana en Twitter y Facebook.
     
    Antes de emitir vuestro voto, echad un vistazo a las entidades que han llegado hasta los ocho puestos finalistas.
     
    Vuestros votos decidirán los resultados de cada ronda. Estad atentos a @Warcraft y a nuestra página de Facebook durante toda esta semana para emitir vuestro voto en cada enfrentamiento. ¡Puede que vuestro favorito se alce con la victoria!
     
    Advertencia totalmente normal: No debe considerarse que los tipos malvados descritos anteriormente sean comparables en términos de poder, habilidades o villanía. Un par de ellos ni siquiera son villanos, y C’Thun no es precisamente un «tipo». Este evento será inválido donde lo prohíba la ley o en el Vacío; es decir, en todas partes. Reconozcámoslo: que un dios antiguo y el Rey Exánime se enfrenten en combate no sentará muy bien al medioambiente. En resumen, ¡pasadlo bien mientras escogéis a vuestros favoritos! Será mejor que no le deis muchas vueltas.

El Rey Exánime (la Plaga) – Ciudadela de la Corona de Hielo

war_world_of_warcraft_wrath_lich_king_1920x1080_7129

Después de la Tercera Guerra, Arthas Menethil, el príncipe caído de Lordaeron, fue llamado al Trono Helado para cumplir sus obligaciones como leal caballero de la Muerte. Cuando se vio amenazado por las fuerzas de Illidan el Traidor, Arthas rompió el hielo que encerraba a su amo, se puso el yelmo del Rey Exánime y se fusionó con él. Años después, la Alianza y la Horda acabaron con Arthas, pero descubrieron que la Plaga, su vasto ejército de no-muertos, siempre necesitaría a un Rey Exánime.

Illidan Tempestira (Illidari) – Templo Oscuro

illidan_003

Enardecido por su sed de poder y su convicción de que la Legión Ardiente debía ser destruida a toda costa, el elfo de la noche Illidan se unió temporalmente a la Legión durante la Guerra de los Ancestros. Estudió los hechizos demoníacos durante un tiempo y, después, volvió a unirse a los defensores de Azeroth y usó sus nuevos conocimientos para derrotar a los invasores. Durante la Tercera Guerra, Tyrande liberó a Illidan de miles de años de aprisionamiento, con la esperanza de que El Traidor prestara su ayuda para repeler una nueva invasión de la Legión Ardiente. A pesar de que Illidan luchó contra los demonios, pronto cayó en la oscuridad: después de absorber la energía de la calavera demoníaca de Gul’dan, Illidan se convirtió en un demonio y, por ello, Malfurion lo desterró.

Kil’jaeden (Legión Ardiente) – Meseta de La Fuente del Sol

kiljaeden

Seducido tiempo atrás por las promesas de poder del titán oscuro Sargeras, el señor demoníaco eredar Kil’jaeden dirige la Legión Ardiente mientras los demonios arrasan mundos enteros con su corrupción letal. Sus planes son malvados: consumir vida y magia, atraer a todas las razas posibles a las filas de la Legión, acabar con aquellos que opongan resistencia y, con el tiempo, destruir toda creación.

Alamuerte (Dragones Aspectos) – Alma de Dragón

deathwing_alamuerte

Alamuerte era, originalmente, el dragón negro Neltharion, líder del Vuelo Negro y uno de los cinco Dragones Aspectos a quienes los titanes confiaron el dominio de la tierra. En un desafortunado giro del destino, los titanes habían encerrado hacía mucho a los dioses antiguos, unos retorcidos seres llenos de maldad, en las profundidades de Azeroth. A pesar de su cautividad, tal era el poder de los dioses antiguos que hicieron enloquecer a Neltharion, y este se volvió en contra de los otros Dragones Aspectos. Alamuerte desencadenó la Segunda Guerra al sabotear a la Alianza vestido de Daval Prestor, un lord humano, y al ayudar a la Horda a esclavizar al Dragón Aspecto rojo, Alexstrasza. En el momento en que fue derrotado y eliminado, el objetivo de Alamuerte era nada más y nada menos que la Hora del Crepúsculo: el fin de toda vida en Azeroth.

C’Thun (dioses antiguos) – Ahn’Qiraj

Cthun-p2

El dios antiguo C’Thun es una entidad de maldad inconmensurable y su penetrante poder ha bañado Azeroth desde tiempos inmemoriales. C’Thun se hizo con la libertad recientemente, tras haber sido encerrado por los titanes en las profundidades de Azeroth tiempo atrás. Los campeones de la Alianza y la Horda no quisieron esperar a que recuperara su fuerza e invadieron la ciudad-reino de Ahn’Qiraj, luchando contra incontables qiraji y silítidos, antes de enfrentarse y acabar con el malvado dios. Aun así, se desconoce si estas han sido las últimas noticias de C’Thun en Azeroth.

Ragnaros (señores elementales) – Núcleo de Magma y Tierras de Fuego

Raggy

Hasta hace poco, el increíblemente poderoso Señor del Fuego dirigía a todos los elementales de fuego y había sido el responsable de la destrucción de Thunderaan, el Príncipe del Viento. Con la ayuda de Sulfuras, una maza enorme de elementium rojo, Ragnaros intentó quemar el Árbol del Mundo Nordrassil mientras Alamuerte y el Martillo Crepuscular trataban de desencadenar la Hora del Crepúsculo.

Algalon el Observador (titanes) – Ulduar

algalonobserving580

Cuando los campeones de la Alianza y la Horda acabaron con Loken, el vigía titánico corrupto, su muerte activó un mecanismo de seguridad automático y se invocó al estelar Algalon el Observador para que investigara. Desde el Planetario Celestial de Ulduar, posee el poder de activar la regeneración del planeta y desencadenar el fin de toda la vida en Azeroth.

Múrlocs (múrlocs)

baby_murloc_wow_tcg_card_by_osobogly-d5w9iob

¡Yar grrrblll murrrblurrrgle! ¡Mrghlllghh! Wharhoorlbrg hlrborl hworlgblolbr, grrbllrggll rrugglmuglog. ¡Mrghlllghh!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *