publicidad
monje_pandaren_mascota

Cuando sea lanzada la siguiente expansión, Mist of Pandaria, se disipará la bruma de Pandaria para revelar a los Pandaren, una raza solitaria que ha dedicado generaciones a dominar el camino del monje; la nueva clase seleccionable de World of Warcraft.

Blizzard Insider #42 — Conoce al Monje Pandaren

Para proporcionarte una mirada exclusiva de la nueva clase y raza del juego, Blizzard Insider platicó con Greg Street (también conocido como “Ghostcrawler”), el Diseñador de Sistemas en Jefe, acerca de las decisiones de diseño empleadas hasta el momento con el monje Pandaren. Continúa leyendo y sé de los primeros en conocer a los héroes que, incluso ahora, entrenan en secreto entre la bruma de Pandaria.

banner-trollcrest

Con el brasero a su espalda, sentado en el suelo, Vol’Jin, líder de los Lanza Negra, echa un vistazo a su audiencia. Esta vez no son guerreros, ni brujos ni ese maldito hijo de Grito Infernal Garrosh, esta vez son los jóvenes de la tribu, los primeros nacidos en las Islas del Eco después de muchos años, los que le observan con mirada expectante para que comience su historia…

Hoy, a la sombra de nueh’troh la’gamente olvidadoh eh’pírituh loa, oh voy a explicar la historia de loh trol, raza fue’te y poderosa, pero corrupta en su mih’ma esencia. La historia de loh trol eh’tá llena de taición y sangue, y de lah máh gandeh guerrah que haya vih’to nunca Azeroth, conta loh Aqir, lah razah elfas y lah batallah máh grandeh y sanguientas contra nueh’troh popioh hermanos, tribuh enfent’ás po’ un diferente ideal y diferenteh fo’mah de vivir…

Los Trol, una raza tribal como ninguna otra, y la más extendida en la faz de Azeroth desde las densas junglas de la Vega de Tuercespina a los glaciares pemanentes de Rasganorte, pasando por el desierto de Tanaris e incluso en las zonas donde las viles huellas de la Legión Ardiente dejaron su más profunda impronta. Pero esa capacidad de adaptación y fuerza de voluntad es lo que hace de los trol una raza orgullosa, más que ninguna otra, y a la vez ese orgullo es lo que provoca su corrupción o maldad.