Descubriendo Azeroth: Nagrand

Nagrand se encuentra situado al oeste de Talador y al sur de la Cresta Fuego Glacial; al igual que el Nangrand de Terrallende, se trata de una tierra  frondosa en la que afloran rocas y colinas.

Nagrand es la última zona que descubriremos de Draenor y a través de ella alcanzaremos el máximo nivel que permite la actual expansión.

Al igual que en anteriores mapas llegaremos a Nagrand acompañados de los héroes representantes de cada facción, Yrel por parte de la Alianza y Durotan por parte de la Horda.

Nada más llegar a la zona, estableceremos nuestra posición de avanzada en Telaar o Salvalor, según si pertenecemos a la Alianza o a la Horda respectivamente. Deberemos escoger entre dos edificios de avanzada, la Tanquería Telaari o el Corral Rangari, ambos nos aportarán beneficios para enfrentarnos a las aventuras que nos esperan en este mapa.

Información General


Localización: Draenor
Nivel: 98-100
Terreno: Colinas
Facción: Independiente

 

Historia (Spoiler)

Al llegar a Nagrand nos encontraremos con varios problemas, por un lado la Horda de Hierro por supuesto y además el problema de los Ogros, deberemos averiguar sus planes.

Realizaremos varias cadenas de misiones antes de enfrentarnos a los verdaderos problemas que nos han traído hasta Nagrand.

Pasaremos por el conocido Círculo de los Retos, donde nos enfrentaremos con poderosas criaturas, mientras Gruzrug el Diminuto radia la jugada con bastante gracia.

Ayudaremos a restablecer el equilibrio en el Trono de los elementos y nos las veremos con las numerosas bestias que habitan en Nagrand.

Siguiendo las órdenes de nuestro representante de facción, nos adentraremos en el territorio de los Ogros, debemos descubrir qué está pasando con ellos realmente.

Tras detener  al ogro  Reglakk y obtener la información necesaria sobre sus planes, somos informados del avance de nuestra facción en la zona.  Hemos tomado Lok-rath y capturado a su líder, nos reservan el honor de aceptar su rendición pero… ¡Era una trampa!

Nos vemos emboscados por el clan Grito de Guerra; no sin esfuerzo, conseguimos sobrevivir a la emboscada y acabar con su líder Uruk Rajarrival.

Tras encargarnos de los aliados y los dominios del clan Grito de Guerra, nos dirigimos a las puertas de Grommashar. Nos ha llegado información fidedigna de que Garrosh está atrincherado en la fortaleza.

Acompañados de nuestras tropas, nos abrimos camino en Grommashar hasta llegar a Garrosh, el cual nos amenaza claramente, diciéndonos que nos arrepentiremos de haber venido a matarle.

Nos encontraremos con un Garrohs no tan poderoso como recordábamos de Asedio de Orgrimmar pero, si demasiado fuerte para nosotros. Incluso le escucharemos mofarse  y anunciar nuestra muerte.

En el último momento aparece Thrall, al que desde luego debemos agradecer el seguir vivos, y desafía a Garrohs a un mak’gora. (Duelo a muerte entre Orcos, sólo uno sobrevive).

Garrohs acepta, sólo con una condición, que el duelo sea en las Rocas de Profecía, donde todo empezó, donde se conocieron.

En este momento Blizzard nos obsequia con la cinemática final…

Como podemos comprobar en la cinemática, Garrohs no se cree culpable, dice que lo que hizo fue por la Horda… ¿Qué Horda? …  responsabilizando  a Thrall por haberle hecho Jefe de Guerra.

Sin embargo, la información más interesante respecto a lo que nos espera en el futuro de nuestra incursión en Draenor, nos es desvelada a través de la conversación que tienen nuestros representantes de facción una vez muere Garrohs. En ella se barajan las distintas posibilidades de avance en la guerra, está claro que la Horda de Hierro sigue siendo una amenaza.

Es Yrel quien propone deshacernos de los Ogros de la zona, valiosos aliados para la Horda de Hierro que son vulnerables en estos momentos. Es así como se decide nuestro destino en dirección a Ogrópolis.

Qué podemos encontrar

Nagrand acoge a gran parte de la civilización Ogra que aún queda en Draenor, prueba de ello son “El Círculo de los Retos”, “El Círculo de Sangre” y “Ogrópolis”.

Ogrópolis es la sede de Imperio goriano, la civilización ogra que gobernó Draenor durante generaciones hasta la llegada de los draenei. Ogrópolis, una ciudad que contradice la conocida estupidez de los ogros, está repleta de mercados, de nobles y del rugido de la multitud del Coliseo que resuena por los suburbios. Como se ve desde cualquier parte de la ciudad,la ciudadela del imperador Mar’gok proyecta una larga sombra sobre ella: un recordatorio de la presencia de su ojo vigilante y su mano de hierro.

Ogrópolis

También encontraremos miembros de la Sociedad Patrimonial Bonvapor, el objetivo de estos goblins es obtener reliquias de los ogros de Nagrand  y venderlas al mejor postor. Están situados en las ruinas de Nag’wa, en un paso del río que separa en dos partes el mapa de Nagrand, cerca de Lok-Rath.

La Señora Goya ha decidido establecer su mercado negro en Nagrand, se encuentra situada junto al “Círculo de los Retos”, acompañada por el Señor Chu  y el Señor Nudillos.

Fauna y Flora

Nagrand es la zona de Draenor que más familiar nos resulta al explorarla, mantiene gran similitud con el Nagrand de Terrallende. Encontraremos un gran paraje verde repleto de colinas alternada con floraciones rocosas.

Se mantienen también zonas y elementos importantes que ya conocíamos como el Trono de los Elementos y Oshu’gun.

Oshu’gun es la nave dimensional de los Naaru, que trajo hasta Draenor a los draenei que huían de la Legión Ardiente desde Argus. La nave atravesó durante cientos de años el Vacío Abisal hasta estrellarse en el planeta de los orcos, dos siglos antes de la Primera Guerra.

Entre las criaturas que podemos encontrar también las hay familiares, como los Uñagrietas, Tabulks y Vientorroc; pero veremos algunas nuevas.

Un ejemplo son los Pálidos, se dice que antiguamente fueron orcos y que al acudir al Trono de los Elementos en busca de bendición, sucumben a las terribles visiones y susurros sobrenaturales.

Quizá la criatura más feroz que encontraremos en Nagrand sea Sablerón, bestia con rasgos felinos capaz de adaptarse a prácticamente cualquier entorno.

Curiosidades

En Nagrand podemos encontrar el Npc que Blizzard creó en honor del fallecido Robin Williams, antiguo jugador de Wow. Podemos encontrar este homenaje en una pequeña isla situada en el Mar del Sur a la altura de Grommashar. Allí encontraremos varios objetos relacionados con el actor, uno de ellos es una lámpara mágica, si la frotamos le veremos aparecer diciendo:

¡Fenomenales poderes cósmicos!

Y un espacio chiquitín para vivir.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.