Gelbin Mekkatorque y la liberación de Gnomeregan

gnomeregan-thumbGelbin Mekkatorque es conocido tanto por su brillantez técnica como por su liderazgo de los gnomos. Además de haber sido elegido manitas mayor, el rango más importante de la sociedad gnómica, Gelbin ha demostrado ser un inventor sin parangón al liderar la construcción del Tranvía Subterráneo, que une Ventormenta y Forjaz. Sin embargo, todas las hazañas del manitas mayor se han visto ensombrecidas por un catastrófico suceso que ha tenido lugar bajo su mandato: la caída de Gnomeregan.

Durante la época de la Tercera Guerra, una antigua amenaza conocida como los troggs surgió en Gnomeregan de las profundidades de Azeroth. Esta raza barbárica, que se cree fue liberada de manera no intencionada durante la excavación de Uldaman, aplastó las defensas de los gnomos y se atrincheró en las secciones más bajas de la ciudad. Gelbin, pese a toda su genialidad, no tenía un método para erradicar a los salvajes invasores, hasta que su consejero jefe, el Mekingeniero Sicco Termochufe, propuso que inundasen Gnomeregan con radiación tóxica.

gnomeregan1-thumbConfiando en el plan radical de Termochufe, Mekkatorque dio orden de irradiar la ciudad. Este duro movimiento funcionó en un principio: la radiación tóxica se esparció por todo Gnomeregan y detuvo momentáneamente la incursión de los troggs. Sin embargo, pronto se hizo evidente que la radiación estaba matando tanto a gnomos como troggs. Al final, casi el 80 por ciento de la raza gnoma murió, y muchos de los que sobrevivieron mutaron en gnomos parias trastornados. Para empeorar la tragedia, los troggs reanudaron su asalto a la ciudad.

Mekkatorque y los supervivientes en buen estado evacuaron Gnomeregan y fueron recogidos por los enanos de la cercana Forjaz, pero Termochufe había desaparecido. El manitas mayor descubrió tiempo después las preocupantes noticias de que su antiguo consejero había tomado control de la tóxica ciudad gnómica y se había proclamado a sí mismo como su nuevo señor supremo. Para sorpresa de Mekkatorque, también descubrió que Termochufe había deseado secretamente el puesto del manitas mayor y podía haber estado al corriente o incluso haber sido cómplice de la invasión trogg.

La inmensa pérdida de vidas en Gnomeregan se convirtió en una losa sobre los hombros de Mekkatorque, que, furioso, ordenó la murete de Termochufe. Un grupo de héroes se encargó de la misión y volvió con un cuento de victoria, pero después de analizarlo, Mekkatorque se dio cuenta de que el mecanizado señor supremo derrotado en las profundidades de la ciudad no era otra cosa que una inteligente copia de Termochufe.

gnomeregan2-thumbConsciente de que derrotar a su némesis requerirá un acercamiento más robusto, Mekkatorque ha trabajado en estrategias para retomar su ciudad. Su incansable tormenta de ideas le recompensó recientemente con la formulación de la Operación: Gnomeregan, un brillante asalto por fases diseñado para liberar la capital gnoma y traer al auténtico Termochufe ante la justicia. Con la operación a punto de comenzar, los gnomos más habilidosos, como “Doc” Rotadiente, Capitán Tread Chispaboquilla, y el Sargento de maniobras Mecavapor han estado supervisando las preparaciones y ajustando la nueva tecnología que será vital para el ataque.

Mientras tanto, Mekkatorque ha comenzado a reunir a los gnomos mejor preparados para unirse al ataque, y su llamada a las armas también ha sido escuchada por otros miembros de la Alianza. La tecnología de los gnomos ha sido vital en anteriores conflictos, y muchos de los héroes de la Alianza seguramente se unirán a la ofensiva por recapturar las extraordinarias invenciones que se hallan en la ciudad caída. La reconquista de Gnomeregan determinará su lugar en la historia, o bien como el manitas mayor que perdió la amada ciudad de los gnomos, o como el que la restauró como el centro de innovación de Azeroth.

Operación: Gnomeregan está a punto de dar comienzo.

gnomeregan3-thumbgnomeregan4-thumb

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *