La historia de Invencible, el corcel del Rey Exánime

mini_art_invincible-invencible

Hace ya tiempo atrás, la yegua Crin Brillante dio a luz a Invencible en presencia de un joven y maravillado Príncipe Arthas.

Con el paso del tiempo, el corcel y Arthas forjarían un fuerte vínculo que los guiaría a múltiples batallas a lo largo y ancho de las naciones de Azeroth, del helado yugo de la muerte a la terrible agonía del combate.

Sin duda, los músculos en espiral de este semental estaban hechos para la velocidad y a menudo Arthas tenía la sensación de estar volando más que de cabalgar sobre su montura por los diferentes parajes. Al menor golde con su talón, Arthas podía transmitir sus órdenes sin que Invencible mostrase un mínimo de duda.

Fue la inquebrantable fe de Invencible en su señor la que le condujo a una muerte inevitable… y a un impío renacimiento. Una fría tarde invernal, mientras la nieve teñía de blanco la tierra, Arthas sentía la desespera necesidad de alejarse de la ciudad aunque eso significase cabalgar bajo un adusto e inhumano temporal. Una vez lejos de los muros, Arthas lleva a Invencible a dar una vuelta, pero Invencible cae por culpa del resbaladizo hielo y sus patas delanteras quedan completamente destrozadas. Sin la posibilidad de poder sanar a su malherido compañero, Arthas se ve forzado a dar una misericordiosa muerte a Invencible. Sin embargo, este suceso pesará sobre las espaldas del príncipe Arthas durante mucho tiempo.

Años más tarde, después de que el Rey Exánime otorgara poderes nigrománticos a Arthas, éste regresa a la tumba en la que yacía Invencible y hace renacer como no-muerto a su más fiel sirviente. En cambio, debido a este tétrico acto, lejos de creer que todo fue sólo un accidente, Arthas se convence a sí mismo de que la muerte de Invencible jugaba un papel importante en su propio destino.

A pesar de que Invencible nunca había sido educado como caballo de batalla, desde el momento de su regreso de la muerte, se vuelve inmune al hambre, al dolor y al cansancio… el corcel perfecto para Arthas. Ahora el esquelético destrero vigila la Ciudadela de la Corona de Hielo, siempre preparado para servir a su bienamado señor.

Arthas e Invencible fueron uno solo hasta la inesperada muerte del corcel. Ahora, se han vuelto a reunir en la muerte gracias a los poderes del Rey Exánime y quienquiera que cruce su mirada con alguno de los dos caerá preso del terror. Sólo el poder el poder de los bravos héroes de Azeroth puede volver a separarlos.

Para obtener este corcel, será necesario conquistar la Ciudadela de la Corona de Hielo y enfrentarse al Rey Exánime en el modo de dificultad heroico. Quizás logres ser uno de los pocos afortunados en conseguir la montura más codiciadas: el destrero Invencible. ¡Esta recompensa aguarda sólo a quienes se atrevan a desafiar al destino y a enfrentarse a toda la cólera del Rey Exánime!

montura_invincible_invencible_1montura_invincible_invencible_2

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *