Garrosh Grito Infernal

Garrosh Grito Infernal (Hellscream para los puristas) es el hijo de Grom Grito Infernal, jefe del clan Grito de Guerra. Este clan liberó a los orcos de la maldición demoníaca de Mannoroth el Destructor.

garrosh_hellscream_banner

Es uno de los personajes importantes en el Lore de Cataclysm sobre los que queremos hacer un repaso.

grom_hellscreamMientras crecía, Garrosh solo conoció a su padre, Grom Grito Infernal, por las historias que lo describían como aquel que condenó a los suyos. Pero tras conocer la redención y el sacrificio heróico de Grom para liberar a los orcos de la corrupción demoníaca de una vez por todas, Garrosh adoptó la herencia de su padre, además de los cuernos de Mannoroth, su carácter como guerrero intrépido y líder natural.

En el período de The Burning Crusade, Garrosh era un jefe importante entre los Mag’har los orcos acampados en Garadar en Nagrand. Fue ayudado por Jorin Mortojo, hijo del jefe del clan Foso Sangrante, Kilrogg Mortojo. Durante esta etapa, Garrosh se encuentra deprimido y preocupado ya que la matriarca de su clan, la Abuela Geyah está enferma. Garrosh sabe que si ella muriera él debería liderar a los Mag’har y cree que su destino es repetir los mismos errores que su padre cometió.

Su padre, el temido guerrero Grom Grito Infernal codiciaba ser más y más poderoso. Grom bebió la sangre de Mannoroth que lo conviertió en un guerrero más fuerte y fiero pero condenó a Grom y otros orcos a la servidumbre de Mannoroth.

Garrosh está avergonzado de su padre. Las últimas noticias que tuvo de su padre es que bebió la sangre del Señor del Foso. Thrall, posteriormente le explicó la heroicididad posterior de su padre, mató a Mannoroth liberando a los orcos de la maldición aunque ello le causó la muerte. Esto hizo crecer la confianza de Garrosh en sí mismo.

Durante Wrath of The Lich King, Garrosh viaja a Orgrimmar para encontrarse con Thrall, Lady Sylvanas Brisaveloz, el Alto Señor supremo Colmillosauro y el Gran Apotecario Putress para tomar decisiones sobre qué debe hacer la Horda con la Plaga y Arthas.

La reacción de Garrosh fue la de llevar inmediatamente a las heladas tierras de Rasganorte las fuerzas de la Horda para combatir allí a la plaga. Thrall, tras hablar con Colmillosauro y consultar los espíritus prefiere algo más cauteloso: una avanzada de exploración antes de llevar las tropas así como una reunión con Lady Jaina Valiente para conocer los planes que la Alianza tiene para combatir al Rey Lich.
Furioso y Frustrado, Garrosh reta a Thrall a un duelo en el Círculo de Valor para resolver el asunto. Los 2 orcos combaten fieramente pero son interrumpidos por el Heraldo del Rey Lich que amenaza con la destrucción de Orgrimmar. La ciudad se ve asediada por innumerables abominaciones y vermis de escarcha. Ambos jefes dejan la arena con la promesa de Thrall de terminar la lucha más tarde.

Ambos lideran las fuerzas de la Horda para repeler el ataque de la Plaga con la ayuda de Colmillosauro y Sylvanas. Lleno de motivos, Garrosh insta a Thrall para llevar los ejércitos de la Horda a Rasganorte para combatir al enemigo en su campo. Esta vez, Thrall no tiene más remedio que aceptar y ordena a Colmillosauro que haga los preparativos para la guerra.

garrosh_comicGarrosh es nombrado jefe de la Ofensiva Grito de Guerra, el principal ejército de la Expedición de la Horda en Rasganorte. Establece su residencia en la Tundra Boreal en el Bastión Grito de Guerra.

Poco queda ya del apático Garrosh que conocimos en Nagrand y ahora ansía la sangre en su papel de comandante de la Horda en Rasganorte. Su consejero no es otro que el Alto Señor supremo Colmillosaurio y le advierte sobre las violentas tácticas, temiendo un resurgir del ansia de sangre que dominó a la Horda antes de la muerte de Mannoroth. Ambos discuten las decisiones tácticas y, aunque en desacuerdo, Garrosh respeta al viejo guerrero.

Cuando Brann Barbabronce descubre los Secretos de Ulduar, Thrall y Garrosh son llamados a Dalaran para hablar con Rhonin, el líder del Kirin Tor. Llegan antes de lo previsto a la Ciudadela Violeta y se encuentran con el Rey de Ventormenta, Varian Wrynn. Garrosh no puede suprimir sus ansias y tiene un pequeño encontronazo con el Rey de Ventormenta que es interrumpido por Rhonin antes de que la sangre corriera. Rhonin insta a ambos a aunar las fuerzas para combatir la nueva amenaza de Yogg-Saron en Ulduar. Wrynn se marcha en desacuerdo y Garrosh deja claro que un auténtico lider de guerra no se aliaría con cobardes.

Garrosh y el jefe de guerra aún tienen asuntos pendientes… y la impetuosa temeridad de Garrosh se está convirtiendo rápidamente en una preocupación para aquellos que conocen el peligro inherente de la furia Grito Infernal.  No es ningún secreto que hay miembros de la Horda que no están conformes con la actitud actual de Thrall y preferirían un jefe de guerra que fuese menos pacífico.

A la Horda, en Cataclysm, le esperan días oscuros…

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *