Mazmorras del parche 4.3: Fin de los Días , El Pozo de la Eternidad y La Hora del Crepúsculo

mazmorras-parche-4.3

Blizzard nos adelanta información sobre las nuevas mazmorras disponible con el nuevo parche 4.3: Fin de los Días , El Pozo de la Eternidad y La Hora del Crepúsculo.

Cho’gall, quien una vez fuera un ejecutor clave de la visión nihilista del Martillo Crepuscular, ha sido derrotado. Lady Sinestra, consorte de Alamuerte y madre de los maléficos dragones negros Nefarian y Onyxia, ha caído a manos de grandes héroes. Incluso Ragnaros, señor del reino de fuego en el Plano Elemental, y Al’Akir, barón del reino del aire, ambos poderosas piezas en los fines destructivos de Alamuerte, han sido ajusticiados. Pero aún después de haber vencido a tantos de los siervos de Alamuerte, él sigue vagando libre por los cielos de Azeroth, causando estragos a la tierra y a su gente. En esta, la más oscura de las horas, ha llegado el momento de que las fuerzas que se alzan contra Alamuerte afronten un plan desesperado para poner fin a su devastador Vuelo Crepuscular.

Los demás dragones Aspectos, con la lealtad de Thrall, han orquestado una estrategia peligrosa y poco ortodoxa para derrotar a Alamuerte de una vez por todas. Pero para ello, deben hacerse con el Alma de Dragón, de un momento crítico de un pasado lejano… y van a necesitar vuestra ayuda. En el parche 4.3, los jugadores de nivel 85 tendrán acceso a tres nuevas mazmorras de dificultad heroica para cinco jugadores, y se embarcarán en misiones para ayudar a los Aspectos y a otros rostros conocidos a luchar contra Alamuerte, el Martillo Crepuscular, antiguos ejércitos de la Legión Ardiente y los Altonato… y contra el mismísimo tiempo.

De forma muy similar a la vivida en el contenido para cinco jugadores de la Ciudadela de la Corona de Hielo, los jugadores deberéis seguir las misiones de estas mazmorras de forma secuencial para ir desbloqueando el acceso a las demás en el buscador de mazmorras. También se os dará la oportunidad de obtener nuevos botines épicos, entre otros, nuevos conjuntos de mazmorra. Aunque estos conjuntos no están divididos por clase ni contienen bonus de conjunto, ofrecen una estética coherente con cada tipo de armadura: tela, cuero, malla y placas. Estas piezas de conjunto se pueden obtener de los jefes derrotados en cada una de las nuevas mazmorras heroicas.

Seguid leyendo para disfrutar de un avance de lo que os espera más adelante y, curiosamente, también más atrás, en la primera de estas tres nuevas mazmorras: Fin de los Días.

Fin de los Días

Es uno de entre el infinito número de posibles resultados. Este portal del tiempo muestra el desolado futuro de Azeroth si sus defensores fracasaran en sus esfuerzos por detener a Alamuerte. En este crudo futuro, Nozdormu ha descubierto una anomalía que prohibe el acceso tanto al pasado como al Alma del Dragón: una poderosa criatura atemporal, que vive sola entre ecos del pasado distorsionados por el tiempo.

Para que Nozdormu os proporcione la facultad de viajar atrás en el tiempo, a un punto en el que Malfurion Tempestira mantenía oculta el Alma de Dragón de todos aquellos que buscaban su poder, primero tendréis que adentraros en un lejano y desolado futuro para descubrir la anomalía que bloquea el pasado. Os encontraréis en un Cementerio de Dragones muy diferente, despojado de su paisaje nevado, y en el que quedan poco más que las ruinas de esos santuarios de dragones gloriosos en otra época. El propio Templo del Reposo del Dragón no es más que un recuerdo de la locura de Alamuerte, lo que queda de sus restos chamuscados está clavado en lo alto de la estructura.

Antes de enfrentaros a la criatura que interrumpe el acceso de Nozdormu al pasado, tendréis que luchar contra dos de los siguientes cuatro líderes aparentemente familiares, elegidos al azar cada vez que participéis en el Fin de los Días.

Pasajes de la guía de mazmorras

    Eco de Sylvanas:Un fragmento desquiciado de la líder de los Renegados, Sylvanas Brisaveloz, ha surgido de portales del tiempo destrozados y se encuentra enclaustrada en el Santuario de Dragones Rubí y aguarda impaciente. Lo ha perdido todo y es incapaz de encontrar sosiego, este eco atormentado está deseando liberar su furia oscura contra toda vida aún presente en estas tierras baldías y desubicadas en el tiempo.
    Eco de Tyrande:Antigua líder de los elfos de la noche y de las sumas sacerdotisas de Elune, este fragmento distorsionado en el tiempo de Tyrande Susurravientos ahora vaga por los baldíos del desolado futuro de Azeroth. Envuelta en una medianoche perpetua, no tiene carencias pero ha perdido de vista la reconfortante Luz de Elune.
    Eco de Jaina:El atormentado fragmento de Jaina Valiente está dividido e imbuido en los restos destrozados de su bastón. Para restablecer el equilibrio en los portales del tiempo, es necesario derrotar este eco. Pero el devastador poder mágico que posee la orgullosa líder de Theramore permanece casi indemne en su espectro temporal. En este Azeroth del futuro, solo está dividida y al acecho…
    Eco de Baine:Enfurecido por su fracaso en proteger al mundo, y lo que es más importante, a la Horda, esta sombra de Baine Pezuña de Sangre distorsionada por el tiempo permanece en las ruinas del Santuario de Dragones Obsidiana. Aunque sigue siendo tan poderoso como el Gran jefe tauren del presente, en este destrozado futuro Azeroth este eco movido por la culpa es poco más que el discordante anfitrión de inagotable malicia e ira.

Estos héroes, fallecidos hace tiempo, no son más que ecos de su antigua gloria, trastornados aún más por la corruptora fuerza del tiempo. Su presencia aquí es un gran misterio, incluso para Nozdormu. Cuando estas sombras se hayan enviado al eterno descanso, la maniaca figura que bloquea la visión de Nozdormu se revelará en el Santuario de Dragones Bronce. Ninguno de los dragones Aspectos podría haber predicho qué entidad tendría un poder tal como para interrumpir la visión del Atemporal… la facultad de crear un nuevo e infinito Vuelo. Para dar a los protectores de Azeroth la oportunidad de evitar el potencial resultado del que estáis siendo testigo, tendréis que destruir al misterioso dragón conocido como Murozond.

Seguid atentos para no perderos la segunda parte de nuestro avance sobre las mazmorras del parche 4.3: Pozo de la Eternidad.

Pozo de la Eternidad

Hace diez mil años, la capital de los elfos de la noche, Zin-Azshari, era una metrópolis espléndida y llena de vida. Zin-Azshari, situada a las orillas del Pozo de la Eternidad, fue el lugar elegido por los aristocráticos Altonato para abrir su primer portal al Vacío Abisal e invitar a la Legión Ardiente a invadir Azeroth. Bajo las órdenes de la reina de los elfos de la noche, Azshara, ahora los Altonato vierten su energía al portal, como preparación para la terrorífica y gloriosa entrada del titán Sargeras.

Ahora que cuenta con un portal abierto al pasado, Nozdormu transportará a los jugadores al palacio de Azshara, donde seréis testigos de uno de los sucesos más catastróficos de la guerra de los Ancestros, que tuvo lugar hace 10.000 años. Mientras ayudáis a una Tyrande y un Illidan mucho más jóvenes a luchar contra los Altonato y la Legión Ardiente, los jugadores tendréis que robar el Alma de Dragón que se alza sobre el Pozo. Para recuperar el Alma de Dragón, deberéis vencer antes a varios letales enemigos, porque los magos más poderosos de Azshara están inmersos en rituales y vierten su energía mágica a las turbulentas profundidades del Pozo.

Pasajes de la guía de mazmorras

Peroth’arn: Como muchos de sus compañeros Altonato, Peroth’arn juró lealtad al corrupto Xavius a cambio de regalos de demoníaco poder. Como maestro de la magia maligna y receptor de la maldición de los sátiros, Peroth’arn se alza en el exterior del palacio de Azshara para defender a la Legión Ardiente, listo para destruir a aquellos que pretendan interrumpir la entrada a Azeroth del titán oscuro, Sargeras.

Azshara: Los cánticos sobre la belleza, la majestuosidad y el poder de la reina Azshara son innumerables, pero fue su vanidad la que llevó a los Altonatos a invocar a la Legión Ardiente. Ahora supervisa cómo sus magi de mayor confianza activan el portal por el que harán que Sargeras acceda a Azeroth; sin preocuparle que la llegada del titán oscuro suponga la muerte de multitud de sus servidores.

Mannoroth y Varo’then: Varo’then, jefe de la guardia personal de la reina Azshara, y Mannoroth, el señor del foso cuya sangre corromperá a la totalidad de la raza de los orcos, se encuentran en la última línea defensiva, haciendo frente a aquellos que pretenden evitar la entrada de Sargeras a Azeroth. Tanto Tyrande como Illidan han luchado con valentía hasta el momento, pero el destino de Azeroth se decidirá en los mismísimos ladrillos del Pozo de la Eternidad.

La tarea que tenéis entre manos requiere una ejecución impecable. Para que Thrall y los dragones Aspectos puedan enviar a los héroes de la Horda y la Alianza a vencer a Alamuerte, deberéis robar el Alma de Dragón desde un pasado lejano. No obstante, los trágicos eventos que sucedieron en el Pozo de la Eternidad habrán de tener lugar, y darán paso al Gran Cataclismo, la creación de La Vorágine, y la pérdida de incontables vidas.

Hora del Crepúsculo

Tras hacer pedazos el Vuelo Infinito y recuperar la legendaria Alma de Dragón, Thrall y sus aliados deben viajar al Templo del Reposo del Dragón y reunirse con los Vuelos Verde, Rojo y Bronce. Precisarán arduos esfuerzos para llegar a su destino, porque el Martillo Crepuscular ha reunido a sus tropas cerca del templo, y está decidido a interceptar el Alma de Dragón a toda costa.

La última fase de esta serie de mazmorras tiene lugar en el Cementerio de Dragones de la actualidad, que se encuentra bajo la total invasión del Martillo Crepuscular. Los jugadores deberán escoltar a Thrall y al Alma de Dragón para que lleguen sanos y salvos hasta el Templo del Reposo del Dragón, donde dará comienzo el asalto a Alamuerte. Sin embargo, las tropas del Martillo Crepuscular son numerosas, y sus líderes siguen siendo fuertes. El grupo de asalto al templo está comandado por un hombre conocido por haber puesto su gran fuerza de voluntad al servicio de los ciudadanos de la Alianza. Ahora, su propia voluntad ha sucumbido, y profetiza que la visión cataclísmica de Alamuerte caerá de por vida sobre Azeroth.

 

Pasajes de la guía de mazmorras

Arcurion: Los ataques de la Horda y de la Alianza contra el Martillo Crepuscular han masacrado a muchos de los temibles ascendentes elementales del culto. Arcurion es una excepción en este caso, a este formidable ascendente de hielo se le ha encomendado la tarea de asesinar a Thrall y recuperar el Alma de Dragón. En caso de que este elemental corrupto tenga éxito, ya nada podrá impedir que Alamuerte haga de ujier de la Hora del Crepúsculo.

Asira Asesinaalbas: En un principio, la antigua asesina a sueldo Asira Solradiante era reacia a trabajar para el Martillo Crepuscular, pero los generosos pagos del culto pronto se ganaron su lealtad. Con el tiempo, sucumbió a la corruptora influencia de sus oscuros jefes, lo que la llevó incluso a tomar el nombre de Asesinaalbas. Por ser una de las asesinas más letales del culto, la han convocado a participar en el exterminio de Thrall y sus camaradas.

Arzobispo Benedictus: El arzobispo Benedictus es el venerado líder de la Iglesia de la Luz Sagrada. Durante años sus sabios consejos han sido de vital ayuda para que la humanidad atravesara tiempos sombríos. Pero más allá de su aparente benevolencia se esconde una terrible realidad, pues Benedictus se ha prometido a si mismo que erradicará toda vida de Azeroth con la ayuda de su oscuro maestro… Alamuerte.

Este mundo ya ha perdido a demasiado gente buena. Mientras algunos de los habitantes Azeroth se han visto traicionados a manos de aquellos líderes y consejeros en los que más confiaban, otros han traicionado sus propios ideales y su moral por perseguir una causa mayor, aunque maligna. Ha llegado el momento. Debéis actuar como ministros de guerra en nombre de los dragones Aspectos; deberéis luchar contra ecos futuros de los más poderosos líderes del presente, desbaratar antiguos ejércitos de los Altonato y la Legión Ardiente, y arriesgar vuestra propia vida para garantizar que el Martillo Crepuscular no intercepte la posesión más codiciada de Thrall. Vuestra misión os llevará más allá de los límites del tiempo. Veréis el destino que Alamuerte desea para Azeroth, un destino al que ni siquiera él sobrevivirá. Seréis testigos del suceso que dio comienzo al primer hendimiento del mundo, 10.000 años antes del Cataclismo.

Tendréis que pasar por todas estas pruebas para traer de vuelta a la existencia algo que podría parecer un simple disco… un objeto que, a pesar del paso del tiempo, nunca ha caído en el olvido. Es aquí donde comienza el enfrentamiento definitivo contra Alamuerte.

Fuente: Blizzard, Wow Europa

 

Te puede interesar

4 comentarios

  1.   Frikilangelo dijo

    Para que negarlo, me molan las maz, pero no me hace ilusion que pongan al arzobispo de enemigo…Ya estoy viendo quien va a ser el nuevo lider de la Iglesia de la Luz… Anduin?

  2.   Quim Sabadell dijo

    Bah, estamos acostumbados a ver amigos que se convierten en enemigos, Frikilangelo…ahi tienes a Molino Tormenta de Maná…

    1.    Frikilangelo dijo

      Pos yo veia mas factible que al final Thrall cayese en la corrupcion y hubiese que librarle de ella derrotandolo en la parte final de la Hora del Crepusculo

  3.   Ricardo Martinez Garcia dijo

    Tienen buena pinta….al contrario que los tier ahahha las maz pinta bien, esperemos que esten a la altura y sean entretenidas y su dificultad sea buena, a poder ser que los boses no sean piñatas y seran perfectas hehe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *