Artefacto Paladín Protección – Veraguardia – Alfa Legion

Conseguimos el Artefacto Paladín Protección, Veraguardia.  Atención, este vídeo contiene grandes Spoilers de la historia, si no quieres enterarte antes de tiempo, no lo veas.

Artefacto Paladín Protección – Veraguardia

Los vigías titánicos Tyr y Archaedas crearon este escudo cuando su compañero Loken sucumbió a la corrupción. Entregaron Veraguardia a un campeón vrykul, que la utilizó para desvelar la traición de Loken. Cuando Tyr y sus aliados robaron los Discos de Norgannon y huyeron, el campeón permaneció y contuvo a muchos de los siervos de Loken, que desesperado, envió a monstruos terroríficos contra Tyr, muriendo en el combate. Con el tiempo, el campeón vrykul emigró a Tormenheim, en las Islas Abruptas, y el escudo fue enterrado en la Senda de los Reyes.

Misiones Iniciales

Comenzamos nuestra aventura en Dalaran, donde nos espera Lord Maxwell Neófitus quien nos iniciará la cadena de misiones para conseguir el Artefacto Paladín Protección, Veraguardia.

Acudimos raudos al Alto de Krasus donde nos aguarda Orik Corazón Voraz, éste nos envía hasta el Fiordo Aquilonal para conseguir información sobre dónde se encuentra el escudo Veraguardia y cómo conseguirlo. Una vez allí deberemos consultar a los espíritus Vrykul para conocer el final de la historia del arma. El espíritu nos desvela dónde encontrar el escudo, en la Tumba de los Reyes, en Stormheim. El espíritu dice que él intentó entrar en el santuario pero se le negó la entrada y cayó en desgracia, nosotros acabaremos lo que él empezó.

Ya de vuelta en Dalaran, acudimos de nuevo a Orik quien nos facilitará transporte hasta Stormheim. En la misma puerta del Templo nos reunimos con Cato, quien nos ayudará en nuestra misión. Para poder acceder al Templo, lo primero que hacemos es derrotar a Inna la Acechacriptas, después superamos varios obstáculos más hasta llegar ante Yrgrim.

Yrgrim nos desafía para que podamos demostrar si somos dignos de portar el Artefacto Paladín Protección, Veraguardia. No sin esfuerzo y con ayuda de Orik y Caton, conseguimos pasar la prueba.

Yrgrim nos dice que ha esperado mucho tiempo a que alguien como nosotros llegase hasta él y nos entrega el escudo para defender Azeroth de sus enemigos.

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *