Guía del Maestro de Hermandad: Parte 3 – Las reglas

En esta tercera parte de nuestra Guía del Maestro de hermandad, voy a intentar enseñaros a establecer unas reglas y políticas que ayudarán a que tu hermandad funcione bien. Sin unas reglas claras, tu hermandad no tendrá control alguno y nadie podrá decir nada porque no hay reglas establecidas.

guia_maestro_hermandad_parte_3

Antes de que una persona se una a nuestra hermandad, debe conocer las reglas bien y si no las acepta está claro que no debe permanecer a neustra hermandad. Voy a comentar tres políticas que considero fundamentales y que considero de vital importancia establecer antes de hacer nada con la hermandad (me refiero a las mazmorras). Los siguientes consejos están basados en hermandades con Páginas web. ¿Qué? ¿Aún no tienes? ¿No sabes como? Échale un ojo a nuestra Guía del Maestro de Hermandad: Crear una web. En nuestra web debemos dejar en un sitio bien visible las reglas de nuestra hermandad para que todo aquel que entre pueda leerlas sin mayor dificultad.

 

1. Estatutos de la Hermandad

Lo primero que deberemos hacer es meditar nuestras metas y deseos para nuestra hermandad. Ármate de papel y bolígrafo y dedícate a pensarlo seriamente. Más importante incluso que eso es compartir tu visión con los miembros de la hermandad. Si todo el mundo está comprometido a hacer Campos de Batallas más fácil te será llevar a la hermandad en esa dirección.

Aquellos que hayan firmado los estatutos deberían responder a estas preguntas:

  1. ¿Cuál es el objetivo de la hermandad?
  2. ¿Cuál es la actitud de la hermandad?
  3. ¿Qué es lo más importante para nosotros?

Os voy a dejar una frase que leí una vez en una página de una hermandad que creo resume las 3 preguntas arriba realizadas. Ojo, cada hermandad tendrá sus normas pero es la idea de hermandad que en su día yo tomé:

{xtypo_quote}Valoramos la amabilidad, el buen juego y el respeto para los demás por encima del botín o los éxitos en el juego. Nuestras políticas están echas para asegurar un ambiente positivo en el cual todo el mundo pueda disfrutar los frutos de nuestro trabajo.{/xtypo_quote}

Sin duda, no tienes por qué crear unos estatutos de la nada. Muchas hermandades tienen sus sitios accesibles y las normas están a la vista. Te recomiendo que eches un vistazo a las hermandades que te gustan y copies lo que hacen. Como sabéis, mi hermandad era JcE-no seria. Si queréis una hermandad dicharachera aseguraos de escribir los estatutos de la hermandad con ironía y humor, por el contrario si queréis seriedad podéis añadir frases del estilo: “Si no vas a recolectar comida para las bandas, esta no es tu hermandad” (gracias a Random Text Here por la frase).

2. Código de conducta

gavelIncluso las hermandades menos serias tienen ciertas espectativas sobre el comportamiento de sus miembros y es bueno explicarlas en los propios estatutos o en un apéndice. Por ejemplo, las faltas de respeto están totalmente fuera de lugar (al menos en mi hermandad era así). Si quieres que tus miembros actúen de una manera házselo saber desde el principio. De esta manera, si tienes que /hexpulsar a alguien por un problema de conducta, no podrán acusarte de nada. Por otro lado, si quieres promover un ambiente de bromas e insultos es bueno que todo el mundo lo sepa.

3. Condiciones para Miembros / Jugadores de Banda

Si tu hermandad pretende hacer bandas de manera más o menos seria, debes establecer un método para determinar quién va a la banda y quién no. Este punto es realmente importante y a mí personalmente me causó muchos quebraderos de cabeza, sobre todo cuando tienes mucha gente para hacer 1 Banda de 10, pero poca para una de 25. Lo más habitual es establecer un rango de Raider. Hay hermandades que nada más entrar te hacen Raider y otras en las que debes de ganarte ese estatus. Siempre me ha gustado incluir a mucha gente pero optimizar los asistentes en función de lo que vayamos a necesitar (por ejemplo, un grupo mixto de DPS a distancia/DPS cuerpo a cuerpo) y esto, como digo, me ha ocasionado horas de frustración y preocupación por el qué pasará si dejo a Menganito fuera de la banda.

Las hermandades más o menos serias tienen sus bandas programadas semanalmente y se organizan con uno de estos 2 modelos (por regla general).

Modelo A

Todos los miembros de la hermandad son Raiders y por tanto el rango es innecesario. La hermandad es pequeña y no recluta a nadie por encima del mínimo de jugadores necesarios para avanzar.

Modelo B

La hermandad tiene miembros que hacen bandas y miembros que no. Estos miembros “ocasionales” pueden ser amigos y/o familia de los miembros que sí hacen bandas o pueden ser miembros que llevan mucho tiempo en la hermandad. Es habitual, que estos miembros “ocasionales” quieran hacer alguna banda de vez en cuando. En este punto es cuando el estatus de Raider entra en juego. El estatus de Raider puede alcanzarse asistiendo a las bandas y es un privilegio a la hora de acudir a las mismas. Es posible además perder este estatus debido a mal comportamiento, juego torpe o poca asistencia.

Si me dieran a elegir, escogería el segundo modelo. No obstante, desde un punto de vista organizativo para el Líder de Banda, es mucho más difícil lidiar con un grupo grande de jugadores pero tienes más posibilidades de poder hacer bandas. Con el primer modelo, si 2 jugadores (una pareja) se va de vacaciones la hermandad está perdida ya que no se pueden hacer bandas.

Si vas a establecer unas condiciones estrictas para los miembros o un rango de Raider debes definirlo específicamente. La política de asistencia no sólo debe indicar un porcentaje si no también indicar con cuanta frecuencia se re-calcula este porcentaje. Por ejemplo, hay hermandades que requieren un 75% de asistencia sobre un periodo de 2 meses.

Además es importante establecer unos requisistos de preparación para las bandas. En vez de decir “preparaos para la banda”, establece unos parámetros claros para que sea mucho más fácil saber qué implica ese “preparaos para la banda”. Aquí teneis un ejemplo:

Qué debes traer:

– Una buena actitud – Vamos a wipear… muchísimo.

– 2 Frascos de tu elección.
– Muchas pociones de maná/vida.
– Muchos reagentes para los bufos que te toque poner.
– Activa el decursive si tienes que disipar la Maldición del Pesteador.
– Comida para tu clase que te de beneficios
– Pergaminos para tu clase suficientes (gracias a Coners por el aporte)

Estos requisitos son para los intentos de Naxxramas de esta semana.

Conclusiones

¡Bueno! Ahora deberías tener 3 documentos básicos a los que puedes referir a tus miembros cuando tengan preguntas sobre la hermandad. Creeme, te supondrán un apoyo para decir lo que tengas que decir. Es importante mantener estas reglas básicas actualizadas.

La próxima semana veremos nuestra cuarta guía y cuarta regla a su vez. Quizás sea una de las partes más importantes de una hermandad: El sistema de reparto de Botín. Es importante elegir un sistema de reparto de botín pronto ya que la mayoría de las veces que intentes reclutar a alguién te preguntarán cómo se reparte el botín. La semana que viene comentaré todos los sórdidos detalles sobre la distribución del botín y os contaré algunas de las historias que a mí personalmente me han ocurrido.

Como siempre, si tenéis alguna duda sobre este o otros temas, no dudéis en contactar conmigo por los privados o por correo electrónico a: webmaster@guiaswow.com

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *