Oficiales: Guía del Período de Prueba

Aunque quizás no os lo creáis, cada cierto tiempo recibo peticiones por el formulario de contacto o directamente por correo para que continúe con mi Guía del Maestro de Hermandad. Sinceramente nunca pensé que fuera a gustar tanto ya que es algo que es bastante personal y subjetivo. Actualmente ya no hago funciones de Maestro de Hermandad, Oficial ni siquiera Líder de Banda porque es demasiada responsabilidad y mucho tiempo que, por desgracia, no tengo.
Seguiré con los artículos a un ritmo lento pero seguro.

banner_guia_oficial_periodo_pruebas

Esta vez no voy a hablaros de nada sobre los Maestros de Hermandad. Toca ponerse en la piel de un Oficial.

Es común que en las hermandades se pidan solicitudes de acceso (applys) que generalmente conducen a una entrevista con un Oficial de clase y posteriormente, si el jugador es elegido, se crea un período de pruebas en los que el jugador prueba a la hermandad y la hermandad al jugador. Es importante entender eso como concepto, al igual que un Período de Prueba en un trabajo, consiste en una prueba para ambos.
Si recibimos solicitudes de acceso es porque tenemos como fín reclutar jugadores por lo que tendremos que intentar que aunque el jugador luego no sea lo que buscamos, por nuestra parte se sienta agusto.

Navaja de Doble Filo

Si hay algo que me repatea especialmente de muchas hermandades “punteras” es su firme actitud a la hora de reclutar. Transmiten que, solicitar acceso en su hermandad es un honor y el hecho de ser aceptado es un mayor honor.
La premisa que se lee entre líneas es: “Tú has mandado una solicitud de acceso, nosotros no te hemos buscado” y por supuesto “No deben nada al recluta”. Aunque no deja de ser cierto que el jugador está solicitando entrar en tu hermandad y que es posible que tengas que estar pendiente de quién pasa (o no) el período de prueba, el jugador está juzgando a tu hermandad. Está observando cómo gestionáis el botín, manejáis las invitaciones a banda, valorando la disciplina de los jugadores y cómo los oficiales manejan los errores en una banda.

Como ya he dicho, él quiere saber si esta hermandad es para él de la misma forma que tú quieres saber si él es para la hermandad. Los oficiales no suelen recordar lo importante que es hacerlos sentir bien.
Trátalos con respeto, responde sus preguntas y no le hagas sentir como si estuviera haciéndote perder el tiempo simplemente porque es un recluta. Recuerda que sin reclutas, tu hermandad estará avocada al fracaso.

Al final del camino, tratar a tus nuevos miembros con respeto y hacerlos sentir importantes desde el principio es bueno sin duda para tu hermandad. Recuerda que las primeras impresiones son importantes.

¡Bienvenido!

Unirse a una hermandad nueva, siempre es un proceso que da un poco de miedo, especialmente si te has cambiado de servidor y/o facción. No sabes cómo se hacen las cosas, no entiendes los motes y bromas que son únicas dentro de la hermandad pero lo peor es que puede que incluso no conozcas a nadie dentro de la hermandad.
Aun peor es el sentimiento en una nueva hermandad de que la gente te ignora como si no fueras una persona hasta que acaba tu período de pruebas y, poco a poco, te vayan conociendo. Seguro que muchos os sentís identificados. Yo lo he vivido y no lo recomiendo.

Si tenemos identificado el problema, vamos a darle una solución. No es sólo cosa tuya como oficial, anima al resto de la hermandad a que lo hagan sentir como en casa. En cuanto se una a la hermandad asegúrate de darle una buena bienvenida. Si estáis hablando por Team Speak o Ventrilo, invitadlo a unirse a vosotros. Pensad que él/ella no se unirán de motu propio por vergüenza y prudencia. Si percibe de la hermandad un esfuerzo por conocerlo, seguro que se le pasa la timidez.

Hay un mundo fuera de las bandas

Logros, contenido antiguo, JcJ o una ronda de heróicas. Hay muchísimas cosas que puedes hacer. Cuando organizéis algo de esto, asegúrate de preguntarle si quiere participar y, si usáis chat de voz/team speak/ventrilo mejor. Es bueno ver cómo interactua con otros jugadores de la hermandad fuera de las bandas por varios motivos:

  • Se sentirá mejor porque se sentirá incluido.
  • Estará menos nervioso y bajo menos presión de lo que estará en las bandas por lo que seguramente juegue mejor. ¿Sacas lo mejor de ti cuando sabes que todo el mundo estará pendiente de tus errores y vigilando qué comes y cómo te mueves? Creo que ya sabes la respuesta.
  • Tiempo para conocerse. Es importante que los jugadores logren una sinergia entre si para que las bandas y grupo fluyan sin incovenientes.

Evaluación

He aquí preguntas que te harás como oficial:

¿Aparece a la hora, temprano o pronto? ¿Está en la piedra de invocación o pide siempre que lo invoquen? ¿Está completamente reparado o pide reparación en los primeros wipes? ¿Se queda parado durante los monstruos de relleno? ¿Hay que decirle que ponga los bufos de su clase o los pone por iniciativa propia?
Todas estas pequeñas cosas hacen una gran diferencia a la hora de evaluar a un nuevo miembro. Nuestro cometido en una banda no es el de ir detrás de todos para que hagan lo que tienen que hacer. Si hace falta decírselo, coméntaselo en privado después de la banda explicándole que es lo que hace falta. Puede que nunca en su vida haya tenido que hacerlo y no sepa cómo actuar.

¿Es su DPS/Healing comparable a otros de su misma clase? Si no, ¿Es por una diferencia de equipo? ¿Cómo juega? ¿Muere siempre?
Si no conoces su clase, asegúrate de asignar a otro oficial o alguno de los más experimentados que entienda su rol y clase a que le eche un ojo. Tómate tu tiempo para mirar los reportes de combate para saber si su rotación es la adecuada.

¿Cómo recibe las instrucciones y/o sugerencias? ¿Tienes que repetirte a menudo porque no te entiende? ¿Aprende rápido de jefes a los que nunca se enfrentó? ¿Aprende de sus errores? ¿Hay que empujarlo a que aprenda de sus errores o lo hace por si mismo?
Sin duda, este es el aspecto más importante de un nuevo recluta. El equipo se puede conseguir. Si su rotación es erróna se puede cambiar pero no puedes enseñar a nadie a aprender más rápido.

Comunicación

Haz una lista de preguntas y quejas para el nuevo recluta. Es muy importante que le des un feedback constructivo y, seguramente, él mismo lo esté esperando. Es útil ver cómo reacciona a tus críticas tanto inmediatamente como a medio plazo. Obsérvalo en la próxima banda para ver si ha realizado alguna mejora y si no lo ha hecho, házselo saber.

De todo lo que he dicho, la comunicación es la parte más importante del período de pruebas tanto para la nueva persona como para el oficial/hermandad. Si los oficiales no se comunican con los reclutas, nunca sabrá que está haciendo mal y posiblemente acabe expulsado después del período de pruebas. En un mundo ideal, la gente arregla sus propios errores. La realidad, sin embargo es que la gente no suele caer en la cuenta de sus propios errores.
Además, resulta bastante injusto no decirle a alguien que está cometiendo un error durante un período de pruebas y luego tomar “medidas disciplinarias”. Desde su perspectiva, podría pensar que está jugando correctamente porque nadie le ha dicho lo contrario y luego reciba la típica frase de “No estás cumpliendo con las expectativas”. ¿Qué expectativas? Recuerda, comunicación.

Dale tiempo

Aunque la primera impresión es muy importante, como véis, hacen falta muchos aspectos para valorar a un jugador. Se llama período de pruebas por un motivo por lo que no lo encasilles en 2 días ni en una semana. Déjalo acabar su período y luego haz las deliberaciones oportunas.

Espero que, si habéis conseguido leer hasta aquí sin dormiros, os sirva de ayuda

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *