banner_trono_bastion_crepuscular_chogall

Una vez derrotado el Concilio de Ascendentes, tratáis de reponeros para lo que sabéis es vuestro último combate en este bastión de la destrucción. Sabéis que tenéis que acabar con él, el jefe del martillo crepuscular, otrora discípulo del propio Gul’dan debe morir bajo vuestro acero.

  • Nivel: ??
  • Raza: Magi ogro
  • Salud: 55,000,000 [10] / 175,000,000 [25]

Cho’gall se encuentra en el Trono del Apocalipsis, rodeado por débiles esbirros de los que pronto dais cuenta. Lo habíais visto en algunas visiones pero ver sus dos cabezas en frente a frente os hace replantearos el combate. Con vuestras últimas fuerzas, os embarcáis en un combate para acabar con la corrupción.

Esta guía es del modo heroico contra Cho’gall por lo que asumiremos que estás familiarizado con la versión normal de este encuentro. Si no lo estás, te recomiendo que leas primero la guía del modo normal para aprender un poco más sobre las habilidades básicas de este encuentro contra el magi-ogro.

Derrotar a Cho’gall en este modo, nos permite acceder a Sinestra.

banner_trono_bastion_crepuscular_consejo_ascendientes

Después de acabar con dos dragones crepusculares, sabéis que no queda mucho para alcanzar al primer Magi-Ogro. Tras unas largas escaleras, se encuentran 4 formas que no logras describir. ¿Humanos? ¿Dragones? ¿Etéreos?

  • Nivel: ??
  • Raza: Ascendentes elementales
  • Salud:
    • Feludius e Ignacious: ?? [10] / ?? [25]
    • Arion y Terrastra: ?? [10] / ?? [25]

El Concilio de los Ascendentes está formado por miembros del Martillo Crepuscular que han alcanzado el estatus de seres elementales otorgado, seguramente, por magia oscura. Pronto sentís el calor sobre vuestra piel a la vez que el frío hielo se arremolina frente a vosotros. El aire parece soplar más fuerte que nunca y el suelo parece temblar como si el propio Alamuerte estuviera rompiendo las entrañas de Azeroth otra vez. Una idea se forja en vuestra mente: hay que acabar con el concilio.

Esta guía es del modo heroico contra el Consejo de Ascendientes Crepusculares por lo que asumiremos que estás familiarizado con la versión normal de este encuentro. Si no lo estás, te recomiendo que leas primero la guía del modo normal para aprender un poco más sobre las habilidades básicas de este encuentro múltiple.

publicidad
banner_trono_bastion_crepuscular_halfus_rompevermis

El primer escalón que os encontráis en el hogar del Martillo Crepuscular es el grajero del Rompevermis. Allí lo veréis. Una horrenda bestia con dos cabezas cuya tarea no es otra que capturar y someter la voluntad de los dragones. Puedes ver como tiene a varios dragones ya encadenados, víctimas de la tortura. Parece que es demasiado tarde para ellos pero en tu mente sabes que tienes que detener a esa bestia cueste lo que cueste.

  • Nivel: ??
  • Raza: Ettin
  • Salud: 51,535,200 [10] / 184,667,808 [25]
  • Tiempo de enfurecimiento: 6 minutos.

Esta guía es del modo heróico contra Halfus Rompevermis por lo que asumiremos que estás familiarizado con la versión normal de este encuentro. Si no lo estás, te recomiendo que leas primero la guía del modo normal para aprender un poco más sobre las habilidades básicas de Halfus.

sangre-corrupta-cho-gall

Una vez derrotado el Concilio de Ascendentes, tratáis de reponeros para lo que sabéis es vuestro último combate en este bastión de la destrucción. Sabéis que tenéis que acabar con él, el jefe del martillo crepuscular, otrora discípulo del propio Gul’dan debe morir bajo vuestro acero.

  • Nivel: ??
  • Raza: Magi ogro
  • Salud: 33,500,000 [10] / 101,000,000 [25]

Cho’gall se encuentra en el Trono del Apocalipsis, rodeado por débiles esbirros de los que pronto dais cuenta. Lo habíais visto en algunas visiones pero ver sus dos cabezas en frente a frente os hace replantearos el combate. Con vuestras últimas fuerzas, os embarcáis en un combate para acabar con la corrupción.

Después de acabar con dos dragones crepusculares, sabéis que no queda mucho para alcanzar al primer Magi-Ogro. Tras unas largas escaleras, se encuentran 4 formas que no logras describir. ¿Humanos? ¿Dragones? ¿Etéreos?

  • Nivel: ??
  • Raza: Ascendentes elementales
  • Salud:
    • Feludius e Ignacious: 6,870,000 [10] / 21,000,000 [25]
    • Arion y Terrastra: 4,720,000 [10] / 14,500,000 [25]

El Concilio de los Ascendentes está formado por miembros del Martillo Crepuscular que han alcanzado el estatus de seres elementales otorgado, seguramente, por magia oscura. Pronto sentís el calor sobre vuestra piel a la vez que el frío hielo se arremolina frente a vosotros. El aire parece soplar más fuerte que nunca y el suelo parece temblar como si el propio Alamuerte estuviera rompiendo las entrañas de Azeroth otra vez. Una idea se forja en vuestra mente: hay que acabar con el concilio.

Derrotado el Partevermis, y tras un breve descanso, los aventureros entran en la próxima habitación y descubren una pareja de Dragones Crepusculares que parecen estar gritándose el uno al otro. Una breve escucha os demuestra que hablan sobre vosotros y preparan la estrategia para derrotaros.

  • Nivel: ??
  • Raza: Dragones Crepusculares
  • Salud: 32,209,000 [10] / 97,000,000 [25]
  • Tiempo de Enfurecimiento: 10 minutos

Los dientes de Valiona y Theralion parecen afilados y las experiencias pasadas con Dragones Crepusculares, no han sido demasiado buenas. Cuando decidís dar la vuelta, comprobáis que es demasiado tarde. Uno de los dos alza el vuelo y comienza el combate…

El primer escalón que os encontráis en el hogar del Martillo Crepuscular es el grajero del Rompevermis. Allí lo veréis. Una horrenda bestia con dos cabezas cuya tarea no es otra que capturar y someter la voluntad de los dragones. Puedes ver como tiene a varios dragones ya encadenados, víctimas de la tortura. Parece que es demasiado tarde para ellos pero en tu mente sabes que tienes que detener a esa bestia cueste lo que cueste.

  • Nivel: ??
  • Raza: Ettin
  • Salud: 32,467,176 [10] / 184,667,808 [25]
  • Tiempo de enfurecimiento: 6 minutos.

Halfus Rompevermis es el primer jefe de El Bastión del Crepúsculo y es considerado uno de los jefes más sencillos que hay.