Armas artefacto: Mago

Armas artefacto: Mago
¡Aloha! Tras recuperarnos de la resaca de ayer con el 1º día de Blizzcon 😛 hoy os traemos el arsenal de armas para el Mago. A continuación os mostramos cada especialización con su arma correspondiente y su pequeña historia que trae cada una de ellas ¿Preparados para descubrirlas? ¡Vamos allá!

Armas artefacto: Mago

Solo los veteranos más curtidos de Azeroth poseen la fuerza para blandir artefactos legendarios contra la Legión Ardiente. Tu arma forjada en el mito aumenta de poder a medida que tú lo haces, y tus decisiones modificarán sus facultades y su aspecto, sus sonidos y su manejo en combate. Modela tu artefacto para que sea el instrumento de batalla perfecto, y guía a tu facción en tan crítica situación.

Arcano – Aluneth, Gran Báculo de la Magna

aluneth

Este báculo fue especialmente célebre fue la época en que Aegwynn, la única Guardiana femenina de Tirisfal, blandió Aluneth, pero las crónicas afirman que es mucho más antiguo. Se dice que Aegwynn lo encontró alrededor de un siglo después de vestir el manto de Guardiana y que lo blandió en múltiples batallas contra la Legión Ardiente. Varios años después de renunciar a su cargo, ocultó el báculo, pero nadie sabe dónde lo guardó.

Fuego – Felo’melorn

fuego

Llamado «Fogonazo» en su lengua nativa, Felo’melorn conoció la batalla a manos de los Caminante del Sol, con quien demostraron su valor en La Guerra de los Ancestros, las Guerras Trols e hicieron frente a Arthas Menethil. Tras su destrucción, Kael’thas volvió a forjarla para hacerla aún más fuerte y usarla contra el Rey Exánime. Al final, Kael’thas tuvo que retirarse y la espada se perdió en las gélidas tierras baldías de Rasganorte.

Escarcha – Ébano Glacial, Gran Bastón de Alodi

alodi

Este gran bastón lo blandió Alodi, el primer Guardián de Tirisfal. Empuñó el bastón en múltiples batallas contra las fuerzas de la Legión durante el siglo en que sirvió como Guardián. Incluso después de retirarse, lo conservó hasta su muerte. Tras la desaparición de Alodi, el Kirin Tor custodió el bastón en lugar seguro por temor a que un mago menos capacitado tratase de blandirlo sin estar preparado para controlar completamente su gran poder.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *